Esta mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que al inicio de su gobierno, un ex funcionario de la Conagua benefició a Grupo México para luego irse a trabajar a esa empresa.

Desde Palacio Nacional, el mandatario federal informó en su conferencia mañanera para tundir a los “conservadores” y “neoliberales”. Y señaló que la corrupción es un lastre que todavía no se ha podido erradicar, porque estaba incrustada en el gobierno.

“Ayer hice un coraje de buen tamaño porque otorgaron unas concesiones de agua, al principio del Gobierno, en Cananea, y no solo eso, el que otorgó la concesión se fue a trabajar a la empresa a la que le otorgó la concesión”, contó López Obrador. El caso ocurrió al principio de su administración dentro de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la empresa beneficiada fue Grupo México, aunque no reveló el nombre del exfuncionario.

Señaló que los que algunos funcionarios públicos se han aprovechado para beneficiar a empresas privadas y luego irse a trabajar a esas organizaciones.

“Por eso hablo de que todavía no se termina de limpiar, de purificar la vida pública, porque estaba bien enraizada esta práctica perversa. El gobierno estaba tomado, secuestrado, al servicio de una minoría, por eso hablamos de que era una oligarquía conservadora y son los que quieren de nuevo regresar por sus fueros. Nosotros también queremos que regresen, pero lo que se robaron”, soltó el presidente López Obrador en su conferencia.

El presidente López Obrador también señaló al gobierno del ex presidente Zedillo y destacó que en ese periodo se privatizaron los ferrocarriles “y se va a trabajar de asesor a la empresa que se beneficia con el remate de los ferrocarriles nacionales– y contra Felipe Calderón – “que se va a trabajar a Iberdrola de Consejero”, señaló.

Preguntado sobre presuntos privilegios que privan todavía al interior del Instituto Nacional Electoral (INE) –institución con la que el presidente tiene una franca contienda por la reforma electoral que propone–, el mandatario dijo que es resultado de 36 años de privilegios en el gobierno, periodo al que él llama “neoliberal” o “neoporfirista”. “Cuando llegamos se suspendió todo esto […] por eso es el enojo”.

El presidente López Obrador también comentó que la práctica de privilegios dentro del gobierno “se estableció en el periodo neoliberal, de 1983 hasta 2018. Tiene su explicación: el gobierno en estos 36 años tenía como función principal el facilitar la transferencia, el traslado de bienes nacionales a particulares, lo que se llama privatización. Ese era el objetivo principal del gobierno en 36 años”.

“Para llevar a cabo esta operación de robo, de saqueo, se modificaron las leyes, se reformó la constitución para este fin. Ya hemos visto aquí como en 36 años, todas las modificaciones a la Constitución tenían como propósito el llevar a la práctica esta política de favorecer a una minoría a costa del sufrimiento de la mayoría del pueblo”, refrendó.

Con información de Forbes.