SinLineaMX - Live

Debido a que el gobernador de Nuevo León no ha tomado medidas efectivas para solucionar la crisis por desabasto de agua en Nuevo León, el Presidente Andrés Manuel López Obrador decidió firmar un decreto en donde se establecen medidas de corto, mediano y largo plazo, que resolverán el problema desde ahora y para los próximos diez años.

“Las soluciones que nosotros estamos proponiendo y se van a llevar a cabo con apoyo del gobierno del estado y municipales nos van a permitir seguir trabajando hacia delante, vamos a poder garantizar agua ocho o 10 años hacia adelante”, adelantó el mandatario federal, durante la conferencia mañanera de este viernes.

Este decreto, que será publicado este medio día, faculta a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para que, junto con el organismo estatal de agua potable y el gobierno estatal, garanticen el acceso al agua potable de calidad en 18 municipios de la Zona Metropolitana de Monterrey con esto beneficiar a los habitantes dentro y fuera de la región, mediante la aplicación de cuatro medidas de corto, mediano y largo plazo.

Y es que con las medidas tomadas hasta el momento por el gobierno estatal, con el apoyo federal, solamente se han logrado cubrir mil 500 litros por segundo del vital líquido, de los 3 mil que requiere el estado, pues la reparación de pozos, uso de pipas y que algunas empresas donen parte del agua concesionada, definitivamente no es suficiente.

Por esta razón, el Jefe del Ejecutivo Federal tomó la determinación de firmar el decreto que permitirá la construcción del acueducto El Cuchillo II, que se realizará en aproximadamente año y medio y dotará al estado de 5 mil litros de agua por segundo.

“Con este acueducto vamos a tener cinco mil litros por segundo más lo que aporte la presa Libertad, entonces con esto se enfrenta el problema y se puede pensar en el mediano y largo plazo. Yo diría que se ha avanzado pero sigue habiendo escasez de agua y va a llevar más tiempo todavía, aun cuando ya empezó a llover”, expuso el mandatario.

Al advertir que la sequía no es un problema exclusivo de Nuevo León, pues se presenta en tres cuartas partes del país, el Presidente afirmó que el agua no es una mercancía, sino un derecho, por lo que es un bien que ya no debe ser comercializado ni acaparado por la industria: “Se está haciendo conciencia de que ya no es posible seguir disponiendo de agua para propósitos industriales, comerciales porque se tiene que cuidar el agua, tiene que haber planeación”, dijo.

Para la construcción del acueducto El Cuchillo II, el Gobierno Federal contempla una inversión total de 15 mil 700 millones de pesos, de los cuales Banobras aportará 7 mil 850 millones, mientras que el estado de Nuevo León y los gobiernos municipales otorgarán 4 mil 710 y 3 mil 140 millones de pesos respectivamente.

Pero además se encuentra en construcción la presa Libertad, que aportará poco más de mil 500 litros de agua por segundo y para lo cual, de 2019 a la fecha, el Gobierno Federal ha invertido 3 mil 301 millones 990 mil pesos y estima que, para la conclusión de la obra en 2023, se habrán utilizado 118 millones 500 mil pesos adicionales.

Por otro lado, la federación llegó a un acuerdo con los productores de la zona citrícola cercana a la zona metropolitana de Monterrey para abastecerla con mil litros de agua por segundo, por lo que a partir del 27 de julio y durante dos meses se operará el bombeo en el Canal Chapotal al Acueducto Linares-Monterrey para la distribución de agua a la red. El bombeo se efectuará las 24 horas del día por 14 días.

Como una medida inmediata, el Presidente instruyó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para que apoye con100 pipas adicionales a las 48 que operan actualmente como parte del programa DN III-E, con vehículos llegarán a partir del 1 de agosto y que, junto con otros 14, abastecerán a 10 municipios de la zona conurbada en un horario de 6:00 a 19:00 horas.

Adicionalmente, López Obrador informó que se destinarán 385 millones 600 mil pesos para la perforación, rehabilitación y mantenimiento de 220 pozos, con el objetivo de incrementar los volúmenes de agua para uso público urbano.