Sindicato Mexicano De Electricistas

AMLO analiza cancelación de contratos de PEMEX con Odebrecht

Al ser cuestionado sobre los contratos leoninos que PEMEX realizó con la empresa brasileña Odebrecht en los sexenios pasados, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en la conferencia mañanera, que su gobierno analiza si se puede cancelar el contrato de suministro de etano que Petróleos Mexicanos (PEMEX) con Braskem, filial de Odebrecht; así como los celebrados con astilleros españoles.

El mandatario federal afirmó que se revisan estos casos, pero lo importante, señaló, es que “estas operaciones fraudulentas ya no se permiten, no sólo por la actitud del gobierno, sino también por la asumida por el sector empresarial”.

“Se está revisando para ver si se puede cancelar el contrato, si legalmente es posible hacerlo, porque también tenemos que actuar con legalidad. Sí hay una investigación sobre este tema, pero lo más importante es que nunca vuelva a suceder”

López Obrador recordó que el acuerdo de PEMEX con Idesa y Braskem –filial de Odebrecht- para instalar la planta Etileno Siglo XXI se les dio crédito de Nacional Financiera y Bancomext y “hubo influyentismo y corrupción”.

Cabe recordar que antes de que Etileno XXI entrara en operación, PEMEX tenía un exceso de etano. Pero en los últimos años, luego de un declive sostenido en la producción, sus 88 mil barriles por día (bpd) de etano son insuficientes para alimentar sus complejos Morelos y Cangrejera con 66 mil 900 bpd y, además, cumplir con entregarle 66 mil bpd a Braskem-Idesa.

“Se dejó sin gas a las plantas petroquímicas de Pemex para abastecer de gas a esta planta de Odebrecht. No sólo eso, para instalar la planta se les dio crédito de Nacional Financiera y de Bancomext”, resaltó el presidente López Obrador.
De acuerdo con el informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la caída en la producción de gas natural, y el acuerdo firmado desde 2008 con el consorcio Braskem-Idesa, causaron que PEMEX tuviera que importar etano a un precio que resultó 42% más caro que el ofertado por la propia petrolera estatal.