Durante la conferencia matutina de este martes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que la empresa de logística DHL ya solicitó ser acompañada para recibir el vuelo inaugural del traslado de operaciones de carga hacie el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) para finales de febrero, momento en que, informó el mandatario, se firmará el decreto que transferirá este tipo de operaciones a la central aérea ubicada en Santa Lucía, desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La medida se aplica derivada de la saturación que actualmente sufre el AICM, permitiéndole así ofrecer un mejor servicio tanto de carga como de pasajeros, sin embargo, algunos grupos como la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), son renuentes a aceptar este cambio, aduciendo necesitar hasta un año para el traslado de sus operaciones.

Ante tan endebles argumentos, el titular del Ejecutivo Federal, respondió que “están haciendo un alboroto, pero nosotros tenemos que cuidar de que no se sature el aeropuerto de la Ciudad de México y que toda la carga se pueda trasladar, manejar en el Aeropuerto Felipe Ángeles y entonces empiezan todas esas asociaciones que mencionar que no les tengo mucho respeto porque imagínense, de ese tipos de asociaciones eran las que utilizaron el gobierno pasado para justificar lo del aeropuerto de Texcoco y hicieron los estudios a modo, todavía mandaron el último estudio en la madrugada el di que íbamos a tomar la decisión y claro a favor del aeropuerto y una de las cosas que sostenían, era pues lo que estaba en le fondo, el negocio de que no podía funcionar los aeropuertos de la Ciudad de México que se tenia que cancelar y que se tenía que cancelar y se tenía que cancelar también el Aeropuerto de Santa Lucia para constituir nada más el de Texcoco”.

“¿Por qué les preocupa que se vaya la carga al Felipe Ángeles si esto va a permitir que se liberen espacios para el Aeropuerto de la Ciudad, que les preocupa, si va haber recintos fiscales, si tiene el ferrocarril, tienen muchísimos más espacios? (…) Y dicen `si aceptamos pero queremos un año´, ¿Creen que me estoy chupando el dedo?, ¿para qué un año? Entonces va el decreto, ya con un tiempo razonable, pero no un año, eh, 90 días, 90 días”, finalizó.

Advertisement