20 años después; EU revive el fantasma de la elección entre Al Gore y George W. Bush

A pesar que la prensa, líderes mundiales han dado por ganador al demócrata Joe Biden, lo cierto es que en Estados Unidos aún no conoce el resultado oficial de la elección presidencial, aunque las proyecciones indiquen que el exvicepresidente de Obama ya alcanzó la meta de los 270 votos electorales necesarios para ganar.

Este caso evoca los fantasmas de los comicios nacionales del 2000, en el la corte dio su veredicto a favor de George W. Bush, una guerra de litigios que se prolongaron durante 36 días.

Hoy, veinte años después, los estadunidenses viven una situación parecida, pues Donald Trump aún no ha aceptado la derrota y desde el próximo lunes anunció que acudiría a la Corte Suprema para resolver el resultado de los comicios.

Cabe recordar que en las elecciones del 2000, el demócrata Al Gore, quien era el favorito en todas las encuestas la víspera de la elección, realizada el 7 de noviembre, obtuvo 50.9 millones de votos por 50.4 de su contrincante, George W. Bush.

En ese entonces, -como ahora- las televisoras dieron la victoria a Gore la noche electoral, pero Bush se opuso y hubo que esperar 36 días para el desenlace que terminó en el Corte Suprema, concediendo el triunfo oficial al republicano.

El 8 de diciembre, la Corte Suprema de Florida falló por 4 a 3 a favor de que se completara el recuento manual de los cuatro condados. La campaña de Bush llevó la cuestión a la Corte Suprema de EE UU. Al día siguiente, el tribunal máximo del país ordenó que se detuviera el recuento, y accedió a escuchar presentaciones de ambos lados.

Luego de que ambos dieran su presentación ante los jueces el 11 de diciembre, el tribunal falló por 7 a 2 para revertir la decisión del Supremo de Florida. Posteriormente falló 5 a 4 en la afirmación de que los recuentos no podían completarse a tiempo de acuerdo a la ley del Estado dándole el triunfo a Bush.

Estados Unidos, que se ha autonombrado el vigilante de la democracia del mundo, ha demostrado que su sistema electoral difiere mucho al discurso de ser el país de las democracia y las libertades. Pues en un acto insólito, el Presidente -aún en funciones- fue censurado por algunas televisoras privadas y por Twitter, al señalar que mentía. Asegurando que no presentaba pruebas de sus dichos.

En ese sentido, Trump ha dejado ver que el sistema electoral no es tan eficiente como nos ha hecho creer-
“Deberíamos tener derecho a saber quién ganó el 3 de noviembre”, dijo Trump durante este martes, día que se realizó la elección.

Cabe señalar que el mandatario cuestionó durante toda su campaña la legitimidad del voto por correo y el recuento posterior a la jornada electoral.

Por su parte, los medios como AP y CNN han proyectado la victoria de Biden y éste ya se ha adjudicado la victoria. Por lo que la comunidad internacional da por hecho su próxima llegada a la Casa Blanca.