SinLineaMX - Live

Luego de que, durante la inauguración de la Refinería Olmeca en Dos Bocas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador señalara que la planta estará operada por mil 500 especialistas, por lo que las restantes 23 mil 500 personas empleadas para la construcción del complejo serían ocupadas en la mega obra del Tren Maya, el el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Javier May Rodríguez, informó que en este momento ya se tienen empleados 113 mil trabajadores, pero se requieren 100 mil más, por lo que ya esperan a quienes laboraron en Dos Bocas.

El titular de Fonatur señaló que hay suficientes oportunidades de empleo en los 7 tramos que componen la magna obra, por lo que da la bienvenida quienes quieran sumarse al proyecto que, como afirmó el Presidente el pasado primero de julio, entrará en operaciones en diciembre de 2023.

Durante la conferencia mañanera de este lunes, el Jefe del Ejecutivo Federal reiteró que la construcción del Tren Maya será terminada en 2023 y en diciembre de ese año entrará en operaciones, aún a pesar de la existencia de grupos corruptos que intentan boicotear el progreso de México, como pretendieron hacer con el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), pues se trata de un asunto de Estado.

“Claro que vamos a inaugurar el Tren Maya, es un asunto de Estado. No es posible que un grupo de intereses creados, corruptos, le causen daño al pueblo y a la nación, porque se trata de presupuesto público, imagínense lo que se está perdiendo cada día que pasa”, dijo el mandatario.

“Qué casualidad que la destrucción es en donde están las inversiones más fuertes y los intereses económicos, en el tramo Cancún-Tulum que, además, es donde existen menos vestigios arqueológicos, pero el propósito es que quedemos mal, que o podamos inaugurar”, agregó.

Y es que, sobre este último tema, el turista arqueológico y buzo Octavio del Río, quien sin ser residente de la zona ni tener ningún interés jurídico solicitó amparos contra la construcción del Tren Maya, continúa intentando detener la construcción de esta obra de gran interés social que beneficiará a los habitantes de toda la península, ahora con el pretexto de convertir los 100 kilómetros que recorren la Riviera Maya en “patrimonio de la humanidad” mediante una declaración de la Unesco, que curiosamente, debe ser aprobada por el Gobierno Mexicano.

Lo más sorprendente es que la zona que supuestamente “defiende” el buzo, es aquella que ha sido mayormente devastada por los complejos turísticos y empresas privadas establecidos en esa región, pero que el trazo por el que recorrerá el Tren Maya no toca y, sin embargo, hasta ahora toma acciones al respecto.