SinLineaMX - Live

Al estilo de el ex gobernador Silvano Aureoles, el líder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno se encuentra de ‘gira internacional’ para denunciar ante organismos internacionales al gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

En sus redes sociales, Alito Moreno, como le dicen sus cuates, ya presentó una denuncia contra el gobierno federal ante la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por una presunta persecución política en contra de los partidos políticos de oposición.

El líder del tricolor presumió en sus redes sociales que visitó la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y que entregó a Michelle Bachelet, una carta en la que le solicita una reunión para hablar sobre los problemas que enfrenta México.

En dicha carta, acusa al gobierno federal de ser autoritario, pues denuncia que se ataca a las autoridades electorales, tribunales, instituciones, a los medios de comunicación y a toda voz que exprese desacuerdo con su desastrosa manera de gobernar.

“Nuestra democracia está en peligro y el régimen actual se acerca mucho a lo que definiríamos como autoritario”.

“De la manera más respetuosa, me gustaría pedirle que pudiéramos acordar una reunión y discutir los con mayor profundidad sobre los temas mencionados”, dice el documento que presumió en redes sociales.

Se quejó además, que el gobierno del presidente López Obrador ha utilizado “recursos públicos y a las agencias de seguridad y procuración de justicia, como la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR) para realizar espionaje, obtener información personal de manera ilegal”.

El dirigente del PRI acusó que desde que su coalición “Va por México” rechazó la reforma eléctrica, el gobierno federal inició una violenta campaña en contra de quienes conforman la alianza, acusando de “traidores a la patria” a los diputados que frenaron la iniciativa.

“Enfrentamos acoso constante, discursos de odio y amenazas directas, incluso en contra de nuestras familias”, afirmó.

También denunció que es víctima de una campaña violeta y difamatoria, impulsada por la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, a quien la acusa de usar de manera sistemática los espacios de comunicación y recursos públicos para exponer porciones de audio alteradas y obtenidas ilegalmente sobre su persona y sus actividades.