Al ser cuestionado sobre su participación en la Cumbre de las Américas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que “todavía no está resuelto” si acudirá o no al evento, pues insistió en que deben invitarse a todos los países de Latinoamérica, sin excluir a ninguno, pues, indicó, se debe privilegiar el diálogo por encima de las diferencias.

Esto debido a que el subsecretario estadounidense para América Latina y el Caribe, afirmó que los gobiernos de dichos países no pueden participar de la reunión debido a que la administración de Joe Biden considera que no respetan la democracia, aunque la oficina de la presidencia estadunidense no ha tenido una postura oficial del gobierno norteamericano al respecto.

El mandatario detalló que, de no extenderse la invitación a Cuba, Venezuela, Nicaragua o cualquier otra nación, él no acudiría a manera de protesta y enviaría una representación encabezada por el Canciller Marcelo Ebrard: “Si se excluye, no se invita a todos, va a ir una representación del gobierno de México, pero no iría yo, me representaría el canciller, sería un mensaje de protesta porque no quiero que continúe la misma política en América y quiero en los hechos hacer valer la independencia y soberanía y manifestarme por la fraternidad universal”, dijo.

“No estamos para confrontación, estamos para hermanarnos, para unirnos y aunque tengamos diferencias las podemos resolver cuando menos escuchándonos, pero no excluyendo a nadie. Nadie tiene el derecho de excluir, que nadie excluya a nadie”, agregó.

El titular del Ejecutivo aclaró que ésto no afectaría la buena relación que tiene México con los Estados Unidos, pues el trato entre los dos países es entre iguales, como expresamente se lo ha manifestado el presidente Joe Biden en diversas ocasiones, “porque somos países independientes y tenemos una relación y respeto. No creo, estoy hablando de que él habla de un pie de igualad y él siempre ha sido respetuoso”.