Luego de reiterar que en la marcha convocada para el próximo día 27 de noviembre partiendo a las 09:00 horas del Ángel de la Independencia con rumbo al Zócalo de la Ciudad de México y que será previa al tradicional informe popular que cada año realiza, será completamente de participación voluntaria y no habrá acarreo ni pase de lista, el Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que esta podría, muy probablemente, ser la última marcha en que participe.

Esto es debido a que, al iniciar el último tercio de su mandato y el compromiso que tiene de no dejar obras inconclusas heredadas a la siguiente administración, el tiempo y la intensidad de trabajo se verán incrementados, y si a ello se agrega su decisión de que, una vez concluido su sexenio, se retirará de la vida pública, es claro que no podrá presentarse otra oportunidad de movilización con su presencia, aunque, dijo, “no sabemos qué nos depara el destino”.

“Puede ser la última, aunque no puedo decir de manera categórica que es la última, porque no sabemos qué nos depara el destino; nosotros nos mantenemos, eso no debe de olvidarse, no han podido derrotarnos los adversarios, el conservadurismo, porque tenemos el respaldo del pueblo”, expresó el mandatario, durante la conferencia mañanera de este miércoles, que en esta ocasión se llevó a cabo desde Manzanillo, Colima.

Y es que, agrego el Jefe del Ejecutivo Federal, un gobierno realmente democrático solamente resiste y puede tener éxito si trabaja para el pueblo y cuenta con su apoyo, es por eso que “no han podido porque tenemos el respaldo del pueblo. Ahora en el discurso del 20 decía yo, dos enseñanzas de la Revolución Mexicana, una, que las dictaduras, las oligarquías, el gobierno, nada más para los de arriba producen inconformidad y son subversivos”, finalizó.