Atenta a todo lo que el Presidente Andrés Manuel López Obrador señale, la senadora panista Kenia López Rabadán respondió  que “¡Ya basta de agresiones a la UNAM!”, queja a la que se sumó el priísta Manuel Añorve Baños.

Sin embargo, por su análisis ligero de las expresiones del Jefe del Ejecutivo, fallaron en entender el contexto del comentario, que en realidad no era una “agresión” a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sino a la penetración del modelo neoliberal en la máxima casa de estudios.

“Fue mucho tiempo de atraso, de saqueo, pero además de manipulación, muchísimo tiempo, afectaron dos generaciones, en las universidades públicas, hasta la UNAM se volvió individualista, defensora de estos proyectos neoliberales, perdió su esencia de formación de cuadros, de profesionales para servir al pueblo, ya no hay los economistas de antes, los sociólogos, politólogos, los abogados, ya no hay derecho constitucional, el derecho agrario es historia, el derecho laboral, todo es mercantil civil, penal, todo es esto”, dijo el Presidente.

Desde su escaño, López Rabadán dijo, como si eso fuera una característica deseable en un estudiante universitario, que “aquí estamos sus egresados”, para luego declarar que “lamentamos muchísimo la estigmatización que el presidente de la República hace sobre la Universidad Nacional Autónoma de México”.

En lugar de debatir sobre las razones expuestas y argumentar sobre la manipulación de que fue objeto la UNAM, la senadora optó por la descalificación plana y llana de solamente una parte de la exposición del mandatario.

“Yo soy egresada de la UNAM. Muy lamentable que el Ejecutivo federal violente a nuestra máxima casa de estudios, yo diría de manera irresponsable”, dijo.

Por su parte, Manuel Añorve prefirió optar por el discurso retórico, ensalzando características de la UNAM que nadie pone en duda, como ser la primera universidad en Iberoamérica.

“La UNAM ha generado miles de profesionistas, científicos, ha generado arte, cultura, y existe una pluralidad donde todos los egresados de la UNAM, como usted (Olga Sánchez Cordero) y como yo y como muchos de los que están aquí presentes, manifestamos nuestras ideas sin que nadie nos lo limite”, dijo el priísta.

Por supuesto que no podía faltar la intervención de la senadora Xóchitl Gálvez, quien fiel a su personalidad, arengó un “goya”, para demostrar su solidaridad.

Durante la conferencia mañanera de este jueves, el titular del Ejecutivo federal, señaló la penetración que tuvo durante dos generaciones el proyecto neoliberal, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que perdió su esencia original en la formación de profesionales identificados con las causas sociales, volviéndolos individualistas.

“Fue mucho tiempo de atraso, de saqueo, pero además de manipulación, muchísimo tiempo, afectaron dos generaciones, en las universidades públicas, hasta la UNAM se volvió individualista, defensora de estos proyectos neoliberales, perdió su esencia de formación de cuadros, de profesionales para servir al pueblo, ya no hay los economistas de antes, los sociólogos, politólogos, los abogados, ya no hay derecho constitucional, el derecho agrario es historia, el derecho laboral, todo es mercantil civil, penal, todo es esto”, puntualizó.