Se le complican las cosas a García Luna, su comandante antidrogas se confiesa culpable en EU

El ex comandante de la Policía Federal de la división antidrogas de la Policía Federal, que al mismo tiempo fungía como líder de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía Federal (SIU por sus siglas en inglés), perteneciente a la DEA, Iván Reyes Arzate, alias “La Reina”, se declaró culpable el martes de un cargo de conspirar para distribuir cocaína y aceptó colaborar con la Fiscalía que lleva el caso de Genaro García Luna en los Estados Unidos.

Reyes Arzate se declaró culpable de narcotráfico ante el juez federal Brian Cogan en una corte neoyorquina y manifestó que colaborará con los fiscales, lo cual representa un grave problema para el exsecretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, quien se encuentra preso en Nueva York acusado de narcotráfico y en espera de ir a juicio.

Los fiscales del distrito sur de Nueva York han señalado que las pruebas contra Arzate son las mismas que aquellas con las que lograron la sentencia de prisión para Joaquín “El Chapo” Guzmán, exlíder del Cartel de Sinaloa y que ahora son utilizadas en contra de García Luna, y más aún: El juez Cogan preside tanto el caso de García Luna como el de Guzmán, mismo juez que dictó la sentencia de prisión perpetua al “Chapo”.

Reyes Arzate, quien fungía simultáneamente y con el pleno conocimiento de García Luna como comandante de la división antidrogas de la Policía Federal, como líder del SIU de la DEA y como enlace entre esta última agencia y la policía mexicana, se declaró culpable de haber entregado información delicada a los cárteles de los hermanos Beltrán Leyva y de Sinaloa, entre otros, a cambio de dinero.

El martes, Reyes Arzate le dijo a Cogan que entre septiembre y noviembre de 2016, “siendo yo integrante del servicio público mexicano y a cambio de un pago estuve de acuerdo en darle a una organización de narcotráfico datos que facilitarían la distribución de cocaína, estando consciente de que eso era un delito”, por lo que el juez Cogan señaló el 6 de enero para que escuche su sentencia.

La Reina se encontraba en prisión desde 2018, cuando fue condenado en Chicago a tres años de cárcel por pasar información a los carteles, pero al estar a punto de cumplir su sentencia, fue trasladado a Nueva York para responder por nuevos cargos por narcotráfico.

Según las autoridades estadounidenses, el exjefe policial tenía contacto de forma rutinaria con agentes de la DEA en Ciudad de México. La asistencia a los Beltrán Leyva ocurrió supuestamente a mediados y fines de la década de 2000. Estados Unidos sostiene que Reyes Arzate reveló a los carteles la identidad de una fuente de la DEA que, posteriormente, fue secuestrada y asesinada.

La fiscalía del distrito este de Nueva York alega que García Luna recibió enormes cantidades de dinero por parte del Cártel de Sinaloa, encabezado por Guzmán, a cambio de permitir que éste traficara cocaína a sus anchas, cargos que García Luna niega y por los que se declaró inocente, sin embargo ahora le será muy difícil sostener esta posición contra la información que pueda revelar su comandante antidrogas.