SinLineaMX - Live

Luego de que hace tres semanas el multimillonario Elon Musk comprara el 9.2 por ciento de las acciones de Twitter por 2 mil 900 millones de dólares, expresó su intención de adquirir el 100 por ciento de la compañía pues, a decir del dueño de Tesla, su red social preferida tiene una gran potencial desaprovechado, por lo que decidió hacer algo al respecto.

Así, a pesar de la resistencia de la dirección de Twitter, la oferta de Musk por 44 mil millones de dólares, que significan 54 dólares con 20 centavos por acción ordinaria, fue aceptada por el consejo de administración, con lo que el magnate se convierte en el propietario de esa plataforma, que prometió reformar para enfatizar la libertad de expresión y “acabar con los bots o morir en el intento”.

El camino no ha sido fácil para el polémico usuario de Twitter con 83 millones de seguidores, por sus constantes quejas sobre el manejo y políticas de la red social, que no le permiten expresarse como él lo desea, por lo que Musk planteaba la posibilidad de encabezar el desarrollo de una red social de código abierto que compitiera directamente con la plataforma del pájaro azul.

Pero, en un sorprendente giro de los eventos, Elon Musk adquirió el 9.2 por ciento de las acciones de Twitter, con lo que se convirtió en el mayor accionista de la empresa, lo que inició el debate sobre los cambios que se podrían lograr con ese nivel de influencia en el consejo de accionistas.

El también propietario de SpaceX, quizá para poner a prueba el ambiente para el cambio dentro de la empresa, preguntó a sus seguidores si deseaban contar con un “botón de edición” de mensajes, mismo que, al parecer, ya se encontraba en desarrollo.

Sorpresivamente Musk hace una oferta por 43 mil millones de dólares para la adquisición del 100 por ciento de las acciones de Twitter, misma que es rechazada por los directivos, quienes, para protegerse de una posible toma hostil, activan un mecanismo denominado “píldora envenenada”, que consiste básicamente en vender una mayor participación accionaria a otros inversionistas a un precio más competitivo, con lo que se eleva el costo de cada acción, haciendo más difícil su adquisición por una sola firma.

Pero la oferta final de 44 mil millones de dólares fue aceptada por la junta de accionistas, que recibirán, como ya se mencionó 54 dólares con 20 centavos por cada acción ordinaria en su poder, poniendo con esto a Elon Musk en posibilidad de cumplir los ofrecimientos de convertir a Twitter en una “verdadera plaza pública”, desbloqueando su “verdadero potencial”, agregar el famoso “botón de edición de mensajes” y “verificar a todos los humanos” para acabar con la mayor molestia de esta red social: “los bots y el spam”.