Luego de que se dio a conocer la famosa marcha convocada por la oposición y algunas organizaciones civiles para este próximo domingo, los organizadores se quejaron que la plancha del zócalo estaría ocupada en un evento deportivo.

Por lo que acusaron al mandatario federal de tenerles miedo, ya que aseguraron que se organizaba este evento para evitar que llegaran miles de ciudadanos a defender al INE.

Ante esto, el presidente López Obrador pidió a Claudia Sheinbaum tener libre el Zócalo de la Ciudad de México el domingo 13 de noviembre, para que los asistentes a la marcha contra la reforma electoral puedan llegar sin ningún impedimento a la plaza de la Constitución.

El mandatario mexicano afirmó que no sabía que una empresa privada había pedido permiso para utilizar el Zócalo para organizar un evento de béisbol ese domingo, por lo que solicitó a la jefa de Gobierno hablar con ellos para terminar el evento un día antes.

“Me informó la jefa de Gobierno que ya había hablado con los organizadores y ellos aceptaron que esté disponible el Zócalo el domingo. Informar esto para que se pueda llegar al Zócalo sin ningún problema, contratiempo u obstáculo”, añadió.

En ese sentido, pidió a sus simpatizantes a no salir de sus casas el domingo 13 de noviembre para evitar enfrentamientos con las personas que participen en la marcha convocada por empresarios y partidos de oposición contra la reforma electoral propuesta por el mandatario federal.

“¡Libertad! Todos a manifestarse. El Zócalo estará abierto. Los derechos de manifestación no se imploran, no hay ni siquiera pedir permiso ¡Que vengan al Zócalo! Zócalo, Zócalo, Zócalo”.