Sindicato Mexicano De Electricistas

Sale el primer paquete de denuncias contra 43 factureras por evasión fiscal de 55 mil mdp

¡Se acabó la fiesta!

Esta mañana, se informó que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Procuraduría Fiscal presentarán siete denuncias en contra de 43 empresas dedicadas a la elaboración de facturas falsas que ayudaron a la evasión fiscal por más de 55 mil millones de pesos.
Este será el primer paquete de denuncias contra empresas factureras.

Fuente: Captura de pantalla

Carlos Romero, procurador fiscal, anunció que se emprenderán acciones legales contra quienes vendían las facturas, por los cargos de defraudación fiscal y lavado de dinero. También informó que las personas que compraron facturas falsas, tendrán tres meses para regularizarse o, de lo contrario, también se procederá legalmente contra ellos por evasión fiscales.

“Si en estos tres meses no se regularizan, se presentan querellas contra quien compró facturas, porque se presume que sí hay acuerdo criminal entre el que compró y el que vendió”

El procurador fiscal explicó que si no se logra la regularización, “se configuraría el delito de defraudación fiscal y defraudación fiscal equiparada, que pueden alcanzar hasta nueve años de prisión”. Cabe destacar que el eje de la investigación fue el ejercicio 2017.

Fuente: Presidencia

En ese mismo sentido, el presidente Andrés Manuel López Obrador, señaló que hay cerca de 8 mil contribuyentes involucrados, que deben regularizarse para evitar una acción legal en su contra.

La titular del SAT informó que las denuncias se basan en una investigación a operaciones simuladas por un monto global de 93 mil millones de pesos, de los que se desprende una evasión fiscal de 24 mil 550 millones de pesos por Impuesto al Valor Agregado; 11 mil 330 millones de Impuesto sobre la Renta y 19 mil millones de pesos por ISR retenido.

La funcionaria explicó que la compra-venta de facturas falsas para simular gasto se realizaba principalmente en servicios como mantenimiento, servicios profesionales y los denominados consumibles, que son mas complicado de verificar a diez años de realizados.

Con esa simulación en el papel se elevan los gastos y se reduce el monto de los impuestos.

La titular del SAT, Raquel Buenrostro, señaló que “las factureras comenzaron a proliferar como despachos contables, cuyas direcciones fiscales eran en realidad terrenos baldíos o departamentos de interés social en zonas populares. En algunos casos acudían a las empresas para “ofrecer sus servicios” y se convertían en “socios comerciales”.

También se informó que el SAT enviará cartas a las empresas que utilizaron facturas falsas para deducir impuestos, a fin de que se regularicen en su situación fiscal, “porque a lo mejor un gasto no podían comprobar, pero están comprobando facturas a empresas vinculadas a crimen organizado”.

En la conferencia mañanera se explicó que hay dos tipos de empresas factureras: las que dedicaban sólo a vender los documentos falsos a compañías o contribuyentes para la evasión de impuestos y las vinculadas al crimen organizado, que eran utilizadas para justificar gastos, relacionados con el crimen organizado, trata de personas, tráfico de drogas o pago de sobornos, entre otros.

Con información de La Jornada