“Querían quemar la puerta de Palacio y meterse”, cita AMLO informe de inteligencia

El Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que le fueron entregados informes que lo llevaron a colocar el muro metálico frente a Palacio Nacional, no sólo para proteger el recinto, sino también para asegurar la integridad física de las y los manifestantes.

Dijo esta mañana que se tuvo información previa de que las y los manifestantes del pasado 8 de marzo tenían la intención de quemar la puerta e introducirse en el Palacio Nacional.

“La información que tenía es que querían quemar la puerta de Palacio. Se meten. Imagínense eso”, aseguró

“Teníamos que poner el muro“, agregó, en referencia a la valla metálica que se colocó para proteger el inmueble y separar a las y los manifestantes con un objeto inanimado y no con personas, impidiendo así el ingreso de éstos al recinto donde despacha y vive el Primer Mandatario de la Nación.

A pregunta expresa durante su tradicional encuentro matutino con los periodistas, el mandatario volvió a referirse a las expresiones de violencia perpetrados durante la marcha por la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, que accionaron con algunas mujeres y varios hombres infiltrados en la multitud.

Apuntó que las vallas habían sido instaladas varios días antes de la manifestación como consecuencia de los informes de inteligencia que le presentaron y que indicaban que durante la manifestación se planteaba quemar la puerta Mariana e introducirse en el recinto que ahora también es la residencia presidencial.

López Obrador puntualizó, además, que la presencia de militares en el techo del recinto sólo buscaban inhibir drones, ya que no se sabía si por medio de estos se quería detonar alguna bomba.

“¿Por qué lo de los drones? Porque no se sabe ahora. Imagínense, si se incendia, si son capaces de eso, los que están detrás, ¿no pueden con un dron tirar una bomba? Pero sí, lo que están buscando es la nota, el desprestigio para el Gobierno y para el país, entonces dijeron ‘hay francotiradores en el Palacio’. No, hay que transparentar todo”, recalcó.

El Presidente indicó que ya se habían contemplado todos los escenarios posibles que podrían ocurrir en la marcha, tanto por las labores de inteligencia, como por su propia experiencia con manifestaciones y por ello, en un intento de frenar y separar a la Policía capitalina de los civiles y contribuir de esta manera a la distención, se optó por poner el muro de la paz, como fue llamado.

“No tengo grupos de espionaje, pero sí hay inteligencia. Lo que me dice la gente, ahí está la inteligencia, la gente. Y lo que he aprendido a lo largo del tiempo, la experiencia. Si no poníamos el muro, poníamos frente a frente a los que protestan y al mismo tiempo, a los infiltrados, a los provocadores, con los de la policía, hombres o mujeres y ahí es choque”, indicó el Ejecutivo.

López Obrador indicó que incluso, una vez que las colectivas feministas pintaron los nombres de las víctimas de feminicidio, tenía la intención de dejar el muro por más tiempo como símbolo de respeto a dicha manifestación artística y social, agregando que él pensó que las y los manifestantes iban a respetar las vallas convertidas en memorial, pues no sólo habían escrito los nombres, sino que colocaron flores, adornos y coronas de luto.

“Dije ‘van a respetar’, porque muchas mujeres llegaron un día antes a poner los nombres de las víctimas, a poner flores; yo dije antier aquí en la mañana que era un buen gesto. Es una manera de protestar, hasta más eficaz, muy profunda. Entonces dije ‘vamos a respetar, no vamos a poder quitar el muro, por respeto a los nombres’. Pusieron flores, coronas y veladoras. Pero llegan y no les importó nada y a destruir, entonces al final dije ‘¿ya para qué mantenemos el muro? Ya quítenlo”, detalló.

López Obrador finalizó comentando que para él significó mucho más la pinta de los nombres de las víctimas, que las agresiones que se hicieron con la finalidad de derribar el muro.