¿Qué pasó en Bolivia? OEA fabricó informe falso para concluir fraude, estudios no revelan anomalías

El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), una institución dedicada a la investigación, estudio y análisis de los fenómenos políticos, económicos y sociales de América Latina, ha publicado un artículo en el que denuncia que la Organización de Estados Americanos (OEA) fabricó el informe que denunciaba el fraude electoral en Bolivia.

En este informe que fue el que sirvió de base y de coartada a los opositores a Evo Morales para lograr que se lograra un Golpe de Estado en Bolivia.

El 21 de octubre, la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Bolivia emitió un comunicado de prensa posterior a las elecciones presidenciales en el que expresó “su profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares [del conteo rápido]conocidos tras el cierre de las urnas”.

De acuerdo con el estudio se han encontrado “hallazgos del análisis nos permiten afirmar que el informe preliminar de la OEA no aporta prueba alguna que pudiera resultar definitiva”

El informe indica que ni el conteo rápido ni el oficial exhiben cambios significativos en las tendencias de votación respecto a los resultados finales; más bien, la misma tendencia ya conocida.

Finalmente dice que «resulta muy llamativo que el informe haga escasas y escuetas alusiones al cómputo oficial sin ningún tipo de sustento técnico que avale las afirmaciones que realiza».

Otro estudio de la organización estadounidense Center for Economic and Policy Research (CEPR) revela que no hubo fraude electoral en las elecciones presidenciales de Bolivia y cuestiona a la OEA por emitir juicios sin sustento. “Ni la misión de la OEA ni ningún partido político de oposición han demostrado que hubo irregularidades generalizadas o sistemáticas en las elecciones”, asienta el reporte de la CEPR con sede en Washington.

Estas ​y otras afirmaciones cuestionables «nos permiten afirmar que el informe preliminar de la OEA no aporta evidencias. Los especialistas que hicieron el trabajo aseguran que el recuento de votos legalmente vinculante no se detuvo durante ningún período de tiempo significativo; y señalan que “no está claro cómo las objeciones de la misión de la OEA con respecto al conteo rápido afectarían al conteo oficial”.

“Los especialistas que hicieron el trabajo aseguran que el recuento de votos legalmente vinculante no se detuvo durante ningún período de tiempo significativo; y señalan que “no está claro cómo las objeciones de la misión de la OEA con respecto al conteo rápido afectarían al conteo oficial”.

Así fue como la oposición orquestó el Golpe de Estado

Con información de Regeneración e Hilo Directo