¡Por fin! Con 381 votos a favor se aprueba el desafuero de Mauricio Toledo

Después de varias semanas de infructuosas deliberaciones, esta noche por fin se aprueba el desafuero de Mauricio Alonso Toledo Gutiérrez, legislador del Partido del Trabajo, con 381 votos a favor, 24 en contra del Partido del Trabajo, donde éste milita y 37 abstenciones, la mayor parte de estas del PRI, por lo que ahora se podrá proceder contra él para que enfrente los cargos que se le imputan.

Sorpresivamente, cinco de diputados de Morena aparecen entre las abstenciones: Teresa Burelo, Claudia Yáñez Centeno -hermana de César Yáñez-, Ángeles Huerta, Ana Peralta y Emmanuel Reyes Carmona.

Ante esta votación, el coordinador de la bancada morenista, Ignacio Mier, dijo que con esta decisión “llega a su fin los años años que se ha enriquecido al amparo del poder” y que se demuestra que en la Cuarta Transformación nadie está por encima de la ley. “Con 381 votos desaforamos al diputado Mauricio Toledo y queda claro que para nosotros no hay justicia selectiva”.

Todo esto se da luego de que Toledo presentara una solicitud de licencia a su cargo, la cual no fue discutida, y de que, por admisión propia, el Diputado viajara a Chile para atender “compromisos contraídos con anticipación”, para en seguida adjudicarse la calidad de “perseguido político”.

Ignacio Mier recordó cómo Toledo, al lado de Leonel Luna -fallecido en un accidente automovilístico en marzo pasado- y Jorge Romero, quien será el coordinador de los diputados federales del PAN, controlaron los recursos para la reconstrucción por el sismo de 2017: “De 2015 a 2018, Toledo presidió la Comisión de Presupuesto en la Asamblea Legislativa y, en un hecho inédito, los decretos de presupuesto contenían una cláusula que obligaba a todas las entidades responsables a pedir autorizaciones de la obra pública a tres diputados”, y de esta forma Toledo, Luna y Romero “borraron de un decretazo la voluntad de la ALDF adjudicándosela a la firma de estos legisladores, conocidos como Los Tres Cochinitos”, atribuyendo el desafuero a un proceso que inició “a partir de una rivalidad por espacios políticos en Coyoacán”.

Durante la presentación de alegatos, el abogado de Toledo, Epigmenio Mendieta, afirmó ante los diputados que no hay tal enriquecimiento ilícito del ex delegado en Coyoacán y que sus ingresos son similares “a los de cualquiera de ustedes”.

Por su parte, el ex dirigente nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, expuso: “No hay persecución de un político. En todo caso, quizá después Toledo será un político que esté siendo perseguido. La fiscalía capitalina debe tomar todas las acciones pertinentes. Nos han informado que se ha ido, que se fue del país. Ojalá y el diputado Toledo pudiera comparecer ante la autoridad. A veces la justicia se tarda, pero siempre llega”, mientras que, en su oportunidad la diputada Esmeralda de Los Ángeles Moreno, del PES, dijo que en sus cargos públicos, Toledo aprovechó para enriquecerse. Resumió su paso como delegado: “Desvalijó Coyoacán”.