NXIVM: Secta relacionada al tráfico sexual en EU, financió a Javier Sicilia y los LeBarón

Salen más detalles de Javier Sicilia y los hermanos LeBarón.

De acuerdo con el sitio Polemón, los hermanos LeBarón y el poeta Javier Sicilia fueron financiados por la secta Nxivm (nexium), que en meses pasados se convirtió en un escándalo mundial, al darse a conocer que dicha secta hacía ritos sexuales con mujeres, llegando al grado de marcarlas. NXIVM fue liderada por Keith Raniere, quien se encuentra en juicio en Nueva York por tráfico sexual de mujeres y asociación delictuosa para trabajos forzados.

“Encendiendo el corazón”

Bueno, antes de que supieramos todo ese escándalo, los LeBarón tuvieron un acercamiento con el líder religioso a mediados del 2011, al igual que el activista Javier Sicilia.

Polemón narra que fue a través de la Fundación In Lak’ech por la Paz A.C que dirigía Emiliano Salinas Occelli, el hijo del expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

“La fundación financió el documental Encender el Corazón, dirigido por el cineasta sudafricano Mark Vicente, quien llegó al país en 2008 para realizar el filme a cargo de Executive Sucess Program (ESP), parte del grupo de Nxivm en México, de acuerdo con el sitio Slate. Pero también patrocinaron la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad que viajó en 2011 por todo el país para exigir el fin de la violencia. La caravana tuvo como figuras centrales al líder mormón de Chihuahua, Julián Lebarón, y al poeta Javier Sicilia”.

De acuerdo con el portal de Aristegui Noticias, el líder de la secta, Raniere habría sugerido a Julián LeBarón que la solución a la violencia que inició el ex presidente Felipe Calderón, se podría solucionar a través de una “revolución pacífica” y por eso le aconsejó ser el líder de este movimiento, de acuerdo con el portal de noticias, Rainiere habría financiado su manutención para convertirlo en uno de sus dirigentes.

Sicilia-Le-Barón-y-Gilberto-Lozano

Sin embargo, el propio LeBarón declaró que no recibió ningún pago o gratificación por aparecer en el documental y señaló que el dinero que le daba In Lak’ech se usó únicamente para pagar la renta del carro que usó en la Caravana por la Paz, el consumo de gasolina y los sueldos de los camarógrafos que documentaron el viaje.

“Sin embargo Aristegui Noticias tuvo acceso a un discurso en el que Esteban González, uno de los líderes de la organización In Lak’ech por la Paz A.C, se refiere al “apoyo” económico que su organización entregaba a LeBarón de manera voluntaria”.

“Lo que estamos haciendo con Julián Le Barón es apoyarlo con sus gastos, principalmente de su familia. Para que él pueda llevar a cabo la misión que encabeza, necesita dejar de trabajar y nosotros estamos además apoyándolo económicamente para que pueda seguir con este proyecto, estamos coacheandolo en todo momento”, se lee en el documento.

“Los pagos se realizaron mientras colaboraba con la película, de acuerdo con un documento de la organización. Ese mismo oficio señala que In Lak’ech requería 100 mil pesos mensuales para operar”.

Keith Raniere trabajó directamente con Julián LeBarón en dicho documental, que fue producido y dirigido por miembros de ESP (Executive Success Program). “Encender el corazón” se centra en la “historia de los hermanos LeBarón, quienes relatan su lucha en contra de la violencia a la que se enfrentaban en el municipio de Galeana, Chihuahua, y cuyo último episodio se registró el pasado 4 de noviembre cuando presuntos miembros del crimen organizado atacaron y dieron muerte a un grupo de mujeres y menores de edad pertenecientes a la familia mexico-estadounidense en una intrincada zona de la Sierra Madre Occidental en las inmediaciones de la comunidad de La Mora, municipio de Bavispe, en el extremo noreste del estado de Sonora”.

Este fue el trailer en el que se puede ver a Julián LeBarón contar sus razones para no pagar el rescate de su hermano, —quien había sido secuestrado— y a Raniere exponer sus ideas para lograr la “pacificación” de México. Prácticamente esta era la solución mágica y los LeBarón los súperheroés que salvarían al país que se encontraba sumido en la violencia, gracias a la guerra de Felipe Calderón.

Movimiento In Lak’ech por las Paz A.C, donde fue coordinador general Emiliano Salinas, logró casi 9 millones 500 mil pesos entre 2009 y 2019 en donativos para el documental de Rainere. Aristegui Noticias presentó una investigación que In Lak’ech recaudó durante ocho años de presencia en México casi 4.5 millones de pesos provenientes de personas físicas o particulares, el resto, los 4.9 millones de pesos le fueron entregados por un grupo de empresas o personas morales sin identificar.

“De acuerdo con los informes que esa organización rindió al SAT, el dinero se destinó principalmente a la filmación, promoción y exhibición del documental “Encender el Corazón”, cuyo costo aproximado fue de 3 millones 307 mil 881 pesos, cifra que se obtiene sumando los reportes de gastos realizados por esa agrupación entre los años 2012 y 2016” fue lo que documentó el portal de Aristegui Noticias.

Otro dato interesante es que de acuerdo con información del New York Post, publicó el 6 de noviembre que los LeBarón reclutaban a “mujeres jóvenes que formaban parte de su comunidad para que trabajaran como niñeras en Nueva York”. La promesa era alejarlas de la inseguridad de la región.

Keith Raniere fue deportado a Estados Unidos el 27 de marzo del 2018 por autoridades mexicanas después de ser detenido en una lujosa villa a las afueras de Puerto Vallarta, Jalisco.

El hijo de Salinas, Julián LeBarón y Javier Sicilia

En una columna para la Jornada de Julio Hernández López, publicó la relación de Emiliano Salinas con el líder de la secta, quien ya había logrado meterse al movimiento que encabezaba Javier Sicilia y Julián LeBarón.

Hijo de Salinas se metió a las entrañas del movimiento de Sicilia y LeBarón

De acuerdo con una columna publicada en abril del 2012 en La Jornada, Emiliano Salinas logró tener “abierta influencia en el movimiento encabezado por Sicilia a través de Julián LeBarón (JLB), el agricultor chihuahuense de comunidades mormonas que por su personal iniciativa se incorporó a la propuesta nacida en Cuernavaca y se convirtió en su segunda figura pública más conocida”.

“Julián y Emiliano comparten la convicción de que el mundo puede ser cambiado a partir de las modernas y tecnológicas enseñanzas de Keith Raniere, quien creó un programa de superación personal, Executive Success Program (ESP), que forma parte de la doctrina y negocio de élite denominado NXIVM (se pronuncia nexium). Con sede en Albany, Nueva York, NXIVM, tiene en su fundador y su socia principal, Nancy Salzman, motivos para constantes descalificaciones de quienes les tachan de ser una secta tipo New Age que en el fondo busca enriquecimiento económico mediante charlatanerías”

De acuerdo con Astillero la relación no funcionaría, pues perdería credibilidad meter a un movimiento al hijo de un ex presidente.

“El pacifista Salinas tuvo una reunión con Sicilia y LeBarón para analizar la pertinencia de que participara abiertamente en las actividades del MPJD, aunque finalmente se decidió que no era conveniente su incorporación, por ser hijo del ex presidente Salinas de Gortari”.

Todos sabemos que pasó con el líder de la secta en EU, ahora hay dos personajes que han declarado estar inconformes con la estrategia de paz del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; Javier Sicilia y Los LeBarón, quienes han declarado que nuestro país se encuentra con los índices más graves de violencia, pero olvidan que ellos mismos “lucharon” contra esa misma violencia que surgió en el gobierno de Felipe Calderón, al que por cierto, Javier Sicilia no cuestionó, más bien lo llenó de besos.

Sicilia con Calderón

Así las cosas…