No convertiremos el dolor en odio, sino en esperanza…

Por Ignacio Hernandez
Periodismo ciudadano.

Hay una fuerte campaña en marcha para desestabilizar el gobierno de la cuarta transformación, que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Viene de fuera, pero la están apoyando la oposición como AMLO muy bien señala, está “moralmente derrotada”.
Hay signos claros para aseverar lo anterior; un grupo de mujeres con el rostro cubierto que se adueñaron de una causa justa como es la lucha contra el feminicidio, ondearon una falsa bandera y ahora pretenden desde ahí, provocar todo un movimiento que desemboque en el derrocamiento de el gobierno progresista y de izquierda que encabeza el presidente.

El neoliberalismo priista neoliberal este desesperado ante el espectacular manejo de la economía y el bien gobierno de el presidente, los datos macro y micro económicos que se reflejan ya en estos 14 meses de gobierno son contundentes; aumento al salario sin inflación, fortalecimiento del peso frente al dólar 18,50 X 1, cuando lo recibió el 1 de diciembre 21 X 1, no ha habido aumento de gasolina, gas ni electricidad, aumento de la inversión extranjera un 35% mas que el 2018, programas sociales en marcha, además de el fortalecimiento de PEMEX e inicio de proyectos de infraestructura como el Aeropuerto Santa Lucia y la refinería Dos Bocas y el inicio para abril del Tren Maya, el avance en la consolidación de la Guardia Nacional que en 10 meses que fue aprobada ya cuenta con 80,000 elementos y 66 cuarteles y empieza a dar resultados.

Todos estos datos y más, que sería imposible enumerar aquí, tienen al anterior régimen aterrorizados, saben que mientras siga así el gobierno de la 4T, será muy difícil que regresen a robar y destruir, por esto se colgaron de la falsa bandera feminista que desde el extranjero y a nivel mundial pretende imponer una agenda en una aparente defensa de las mujeres pero que huele a engaño.

El neoliberalismo mundial y los poderes que manejan la agenda de las sociedades abiertas, es decir, la globalización, pretenden imponer mediante banderas falsas como el feminismo radical, la migración, el cambio climático y otros, su política económica de libre mercado y para eso se sirven de ONG grupos extremistas, así como medios de comunicación y les inyectan recursos económicos para que lleven y difundan estas banderas falsas intentando de esta manera, controlar gobiernos para someterlos a sus intereses o de plano derrocarlos, esta es la raíz de los últimos acontecimientos que están pasando en México. Aún más, el prianismo neoliberal que como ya sabemos y está claro, se unió a el crimen organizado en los últimos sexenios esta diseminando la violencia aún más, provocando así un caldo de cultivo ideal para tratar de detener al precio que sea, el avance del nuevo régimen de la cuarta trasformación.

Saben los lideres perversos del anterior régimen que por el lado de la economía será imposible derrotar al nuevo gobierno y debilitarlo, el presidente lleva las riendas económica y social con contundencia, los empresarios nacionales lo apoyan y la inversión extranjera llega y se consolida una economía fuerte que tarde que temprano crecerá como lo prometió el presidente, por esto apuestan a descarrilar la 4T por el lado de la inseguridad y la violencia y por este lado están atacando. Por esto vemos tan activos a la derecha más hipócrita y fascista como los líderes del partido acción nacional, sus pregoneros medios de comunicación ultraconservadores, “defendiendo” como nunca lo habían hecho, a las feministas, migrantes y todos aquellos grupos que desde el exterior pretenden imponer una agenda que solo busca la desestabilización. Está claro.

Pero no les será fácil, hay una gran parte de los mexicanos muy politizada y con gran conciencia nacionalista, se nota en las redes sociales, que, defienden al gobierno de López Obrador con uñas y dientes y sobre todo con argumentos claros y precisos. Nosotros no somos bots.
No cabe duda de que este glorioso pueblo esta empeñado en lograr la cuarta transformación del país a toda costa. Por ahora se mantiene firme el gobierno y nuestro presidente se ve seguro y consciente del momento histórico que vive y no va a ceder a presiones de ningún tipo, no debemos de flaquear, que no nos engañen con el sentimentalismo ni la emoción, claro que nos duelen los muertos, claro que apoyamos la lucha seria y justa de las feministas, por eso luchamos muchos años, para rescatar a nuestro México de estos demonios que despertó el neoliberalismo, pero no nos van a engañar esos que ahora se visten de corderos, cuando siempre han sido lobos, nosotros, los que apoyamos a nuestro presidente no convertiremos el dolor en odio, sino en esperanza.