Debido a que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos mandata que, en política exterior, México se debe regir por el absoluto respeto a la autodeterminación de los pueblos y debe siempre abogar por la solución pacífica de los conflictos, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcel Ebrard, en rueda de prensa dio a conocer que nuestro país no romperá relaciones diplomáticas con la Federación Rusa por el conflicto que ellos sostienen con Ucrania.

El gobierno mexicano, aseguró Ebrard, ve “muy difícil” apoyar una respuesta bélica ante la crisis que en este momento se desarrolla en Ucrania, que finalmente ha desembocado en un conflicto armado, tras semanas de gran tensión, alentada por el armamentismo norteamericano, la insistencia de la OTAN en establecer bases militares a las puertas de Rusia y la inflexibilidad de éste último.

“Hoy no está planteada (una respuesta bélica a la ofensiva rusa). Tendríamos que revisar si esto llegase a suceder de qué naturaleza sería. Es muy difícil que México apoye una respuesta bélica porque nuestra posición esencialmente es encontrar una salida política”, señaló el Canciller mexicano.

El titular de la SRE explicó que mantener relaciones diplomáticas con la Federación Rusa “es una de las cosas que tenemos que hacer, mantener el diálogo con las diferentes partes que están participando desgraciadamente en este conflicto”, pues “la posición de México ha sido muy clara (…) Vamos a estar muy claramente en contra del uso de la fuerza y en contra de que se ponga en duda la integridad de un país, independientemente de que sea Ucrania, y en favor de las resoluciones de las Naciones Unidas”.

Por su parte, la Embajadora de México en Ucrania, Olga García Guillén, explicó que han identificado alrededor de 230 mexicanos, cónyuges e hijos, en Ucrania y que, además de la treintena de ellos que la semana pasada fuera trasladada a la frontera con Rumania para su salida de Ucrania, se prepara la evacuación de otras 50 personas de nacionalidad mexicana que han solicitado salir del país en conflicto.

Durante la conferencia mañanera de este jueves, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, afirmó que el Gobierno federal, como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, “seguirá promoviendo que haya diálogo”, evitando condenar a ninguna de las partes que intervienen en el conflicto.

“Nos vamos a seguir conduciendo, promoviendo que haya diálogo, que no se utilice la fuerza, que no haya invasión. No estamos a favor de ninguna guerra, México es un país que siempre se ha pronunciado por la paz y por la solución pacífica de las controversias, incluso está en la Constitución”, expresó.

Con información de La Jornada

Advertisement