El pueblo alemán ha sido quien realmente sufre las consecuencias de las sanciones que su gobierno ha impuesto a Rusia para apoyar a Ucrania, de tal manera que la economía de los ciudadanos se ha visto dinamitada brutalmente pues, a pesar de las medidas implementadas por el Gobierno de ese país, tales como la nacionalización de grandes empresas, como en el caso de las gaseras Uniper y Gazprom, las empresas locales, como RBB, siguen aumentando hasta 10 veces los precios al consumidor.

Y es que, en un hogar donde antes se acostumbraba pagar 143 euros mensuales, en zonas como Brandeburgo, a las afueras de Berlín, la capital, las tarifas llegan ahora hasta los mil 515 euros, con una tendencia a la alza, conforme avance el otoño y llegue el invierno, en un país que depende de la calefacción debido a las temperaturas bajo cero.

Aún cuando en otras zonas los aumentos han sido más moderados, el promedio del costo mensual del gas en Alemania se encuentra ahora en 171 euros, mismo que se espera que llegue a los 260 euros para noviembre.

Es por eso que el Gobierno germano, además de considerar la posibilidad de fijar precios tope y nacionalizar algunas de las empresas proveedoras más importantes, ha lanzado varias recomendaciones que implican grandes sacrificios para la población, tales como bajar la temperatura de la calefacción dos grados, reducir el tiempo de baños y hacerlos con agua menos caliente e incluso dejar de utilizar las secadoras de ropa.

Pero para poner en perspectiva el costo real que implica el alza del gas en Alemania, podemos comparar el equivalente en bienes o servicios que se podrían adquirir con los mil 515 euros que la población tiene que desembolsar al mes, encontrándonos con que, por esa misma cantidad se pueden comprar tres iPhone 11 con memoria de 64 gigas, o quizá tres bicicletas eléctricas marca Zündapp.

O quizá, los alemanes podrían comprar con el dinero que destinan al pago del gas son dos pantallas LED 4K de la marca Sony, de 50 pulgadas y, con tan solo 100 euros más, podrían comprar dos boletos de avión, de ida y vuelta, de Berlín a Tokio en el mes de octubre, en la aerolínea alemana Lufthansa.

Con información de Sputnik latinoamérica

Advertisement