La mentira y manipulación detrás del conflicto del agua en Chihuahua

Considerando que el partido ahora en oposición, representado por de Felipe Calderón, no titubeó un segundo en iniciar una feroz guerra que convirtió a nuestro sufrido país en un cementerio, tan solo para legitimar una presidencia espuria, es razonable suponer que ultimar a una mujer y herir gravemente a un hombre durante las protestas realizadas en la presa “La Boquilla”, en el Estado de Chihuahua no les representaría un alto precio en la persecución de sus intenciones políticas.

Utilizando la mentira manipuladora de que “el gobierno federal está dejando sin agua a los campesinos”, engañan a la gente incitándolos a la violencia para defender “su derecho”, lo cual es criminalmente falso y personajes como Gustavo Madero, Fernando Belaunzarán y Javier Corral lo saben perfectamente, por ello es imperdonable su actuar y deberían tener responsabilidad en lo acontecido a la pareja fulminada en ese evento.

Y es que tanto el Tratado Sobre Distribución de Aguas como su interpretación y explicación se encuentran ampliamente disponibles en internet, además de que es imperdonable e increíble que un servidor público no lo conozcan.

Dicho tratado, firmado el 14 de noviembre de 1944 y que entró en vigor el día 8 de noviembre de 1945 establece claramente la distribución del agua del río Bravo y sus escurrimientos para los Estados Unidos de Norteamérica y para los Estados Unidos Mexicanos, detallando todas las posibilidades previsibles al respecto y que evidentemente es bastante favorable a nuestro país ya que, en resumen obliga a México a entregar 431 721 000 metros cúbicos anuales a los Estados Unidos, pero recibe de aquel país 1 850 234 000 metros cúbicos al año, es decir, casi 5 veces más.

Por otro lado, le hacen creer a la gente que el tratado depende de la voluntad del ejecutivo federal, lo cual es deliberadamente falso, ya que, al tratarse de un acuerdo internacional, su modificación implica la intervención de presidencia y, sobre todo, del congreso, y el incumplimiento unilateral de ese convenio causaría un grave conflicto con nuestros vecinos del norte y, ahora sí, un irreparable desabasto del vital líquido no sólo en Chihuahua, sino en todo el norte de México.

La falta de propuestas y alternativas demostradas por la oposición desde el inicio de la cuarta transformación los ha obligado a infiltrar causas justas como la feminista y a inventar movimientos sociales como el que desmantelamos en este texto, es evidente que la ambición, corrupción y complacencia logrados durante 40 años de un neoliberalismo diseñado para su propio beneficio y en detrimento de las mayorías les ha atrofiado su capacidad política e ideológica, creando una generación de personajes políticos y mediáticos carentes de imaginación, ególatras, aspiracionistas y concéntricos que aún no logran salir del estupor causado por la pérdida de mal habidos privilegios.

Por todo lo anterior es imprescindible que unamos nuestros esfuerzos y acompañemos sin ambages la batalla por el cambio profundo que nuestra gran nación requiere y la inevitable revolución de las consciencias que el cambio conlleva, sin reservas. El pasado 2018 dimos el golpe definitivo para destronar al antiguo régimen, este 2021 es el momento de asestarle el golpe final que dará fin a ese ciclo infernal.

Dejemos atrás nuestras pequeñas rencillas y diferencias y enfoquémonos en la tarea verdaderamente importante, centrándonos en nuestras coincidencias: Enterrar, finalmente, al viejo régimen.