En un operativo conjunto realizado en el estado de Chiapas, personal de la Fiscalía General de la República (FGR) con apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), fue asegurado un cargamento de más de dos toneladas de cocaína. Podría ser el mayor aseguramiento de droga en los últimos años.

La FGR informó que el aseguramiento se logró al cumplimentar una orden de cateo otorgada por un Juez de Distrito Especializado en el Sistema de Justicia Penal Acusatorio, y así se logró el aseguramiento de dos mil 14 paquetes de cocaína.

La diligencia se llevó a cabo en un inmueble ubicado en la colonia Laureles en el municipio de Tapachula, Chiapas, una región, de acuerdo con información del gobierno federal, controlada por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

La solicitud de cateo fue tramitada “luego de que elementos de la Sedena al realizar patrullajes preventivos, al aproximarse a un vehículo observaron un arma larga entre las piernas del conductor, por lo que, al darse cuenta, este aceleró hasta darle alcance en el citado inmueble y posteriormente darse a la fuga.

“Al dejar el conductor el portón abierto, las fuerzas castrenses apreciaron en el asiento trasero del vehículo paquetes de forma cuadrada con narcótico y observaron también que dentro del inmueble había diversos paquetes, por lo que solicitaron la presencia del Ministerio Público Federal (MPF), indicaron las autoridades.

Durante la intervención en el domicilio elementos de la Policía Federal Ministerial, de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) junto a peritos en materia de fotografía y química forense, en coordinación con la Sedena, se aseguraron los paquetes de cocaína que arrojaron un peso de dos mil 355 kilos, además de una escopeta, siete cartuchos útiles, cuatro máquinas emplayadoras y dos vehículos.

Por tales hechos, el narcótico, el inmueble y lo asegurado, quedaron a disposición del MPF quien se encuentra realizando las investigaciones correspondientes, para en su momento ejercitar acción penal contra quien o quienes resulten responsables.

Con información de La Jornada.