Guardia Nacional rescata autobús de pasajeros secuestrado que viajaba de Tepoztlán a CdMx

Esta mañana, la Guardia Nacional rescató a un camión de pasajeros que había sido secuestrado. Dicha unidad había sido tomada por más de media hora por desconocidos.

De acuerdo con testimonios de algunos pasajeros –que en el momento del secuestro lograron enviar mensajes a sus familiares y amigos para dar aviso—, la unidad de la línea Pulman de Morelos, salió de la terminal de Tepoztlan a las 10:25, con el número de corrida 2711.

Hechos:
El operador del autobús secuestrado notó que otra unidad (color verde) se encontraba parada en el acotamiento de la autopista, por lo que se detuvo. Descendió del camión y dialogó con alrededor de 20 personas, todos hombres, y finalmente éstos subieron al autobús de la línea Pulman de Morelos.

Los desconocidos no dijeron nada a los pasajeros, la única que habló con ellos fue la acompañante del chofer, quien les dijo que al parecer quería que se bajaran y cambiaran de unidad, dijo una de las usuarias que viajaba a la Ciudad de México.

Información de La Jornada, revela que al “darse cuenta que los pasajeros no se cambiarían de unidad, siete sujetos permanecieron en el autobús y obligaron a todos a guardar silencio y dieron marcha con rumbo desconocido. Algunos pasajeros se arriesgaron a dar aviso, a través de mensajes vía celular, a sus familiares y conocidos de lo que sucedía”.

“La chica (de la empresa de autobuses) nos decía que no tenía idea de qué pasaba, que era un secuestro, que se han dado algunos casos. La gente comenzó a entrar en pánico, el camión venía lleno. Exigimos que nos dejaran bajar, pero los hombres no hablaban con nadie, no decían nada. A los que alcancé a ver, no estaban armados, pero no sé el resto, estaba muy nerviosa, sólo pude dar aviso a un amigo por Whatsapp. No nos dejaron bajar y pasamos como media hora de incertidumbre, no sabíamos qué rumbo llevábamos, qué pasaría”.

Los testigos señalaron que después de media hora, elementos de la Guardia Nacional interceptaron al autobús y lo obligaron a orillarse. Los hombres que lo habían secuestrado intentaron hacerse pasar por pasajeros, sin embargo, tras una revisión se les detuvo, se comprobó, con boleto en mano, quienes eran usuarios, y finalmente los uniformados permitieron que el autobús siguiera su ruta hacia la ciudad de México y, “al parecer, detuvo a los desconocidos”, refirió una de las pasajeras.

“Ya vamos rumbo a la ciudad de México. Venimos muy nerviosos. El camión está lleno, con mujeres, niños, hombres. Los policías tampoco nos dijeron nada. Primero nos hicieron bajar a todos, después comprobaron con los boletos quien era pasajero y quien no, nos hicieron subir, y nos dejaron ir. No nos dijeron que teníamos que denunciar, ni nada”, dijo la usuaria.

Hasta ahora, ni la Guardia Nacional ni autoridades estatales han dado una postura sobre lo sucedido. Tampoco la compañía de transporte terrestre. Sin embargo, sí se logró detener a los sospechosos