Gobierno de AMLO prevé enorme crecimiento petrolero para el 2020: La última vez fue en 1982

El domingo fue entregado el plan presupuestario del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, donde se espera que Petróleos Mexicanos (Pemex), aumente la producción en aproximadamente un 17 por ciento, que se traduce en un promedio de 1.951 millones de barriles diarios para el 2020.

La última vez que Pemex logró ese crecimiento, fue en 1982, con Cantarell, un enorme pozo ubicado en la Bahía de Campeche, que dio durante décadas un enorme impulso a la producción petrolera del país y que en estos momentos está casi agotado.

El aumento que prevé el gobierno, en el que se basa el equilibrio del presupuesto para el próximo año, tiene como parámetro los 1.671 millones de barriles diarios que se produjeron en julio, lo que significa que la empresa petrolera mexicana tendría que revertir los casi 15 años de caídas en la producción.

La administración afirma que ésto es factible porque Pemex ya logró estabilizar su declive y porque dos años atrás producía alrededor de 2 millones de barriles diarios.

Además el Paquete Económico 2020, primero que el presidente envía al congreso con su sello completo, incluye 86 mil millones de pesos para ayudar a la petrolera, a través de exención de impuestos y otras medidas, afirmó el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

La Cámara de Diputados debe aprobar la ley de ingresos antes del 20 de octubre para que después sea aprobada por el Senado antes del 31 del mismo mes y el de egresos, que sólo necesita la aprobación de la Cámara baja, tiene como fecha límite el 15 de noviembre.

Por su parte los analistas opinan que la estimación del gobierno es sumamente entusiasta, Pablo Medina, vicepresidente de Welligence Energy Analytics en Houston opina que dada la madurez de la cartera de Pemex y el riesgo de ejecución de sus nuevos desarrollos de campo, el objetivo es altamente optimista.

Mientras que Juan Carlos Alderete, economista de Banorte, dice que el riesgo, es que el ingreso del petróleo esté por debajo de las expectativas, como ha estado sucediendo en lo que va del año, “lo que implicaría recortes de gastos adicionales antes de aumentar la deuda, y podría extenderse el arrastre al PIB, especialmente en lo referente a las inversiones públicas”, afirmó.

En el segundo trimestre del 2019, los ingresos del petróleo representaron alrededor del 16 por ciento de los ingresos del Gobierno Federal, según la Secretaría de Hacienda, cifra baja en comparación al 30 por ciento que se obtuvo al inicio del sexenio anterior.

“Si México no aumenta la producción con referencia a los niveles actuales, aproximadamente en 0.3 por ciento del PIB le podría costar al país alrededor de 4 mil millones de dólares”, declaró Marco Oviedo, economista jefe de Barclays.

BBVA calculó que Pemex necesitaría una inversión privada de 20 mil millones de dólares, adicional al paquete de rescate gubernamental. Además, la petrolera ha dicho que no aumentará la deuda nueva este año o el próximo, con lo que se arriesga a otra rebaja en la calificación dada por Fitch Ratings, quien redujera los bonos de la empresa a basura en junio.

La Refinería Dos Bocas, proyecto de 8 mil millones de dólares gestionado por Pemex, podría distraer a la compañía de enfocarse en la perforación, asunto clave, ahora que la producción se ha reducido a la mitad desde un máximo en 2004, y la deuda de 104 mil millones de dólares es la más alta de todas las petroleras del mundo.

Además los observadores y el Fondo Monetario Internacional, pronostican que el crecimiento del país no superará el 1.9 por ciento, por debajo al 2.5 que espera el gobierno.

Con información de El Financiero