FRENA se enfrentó al verdadero activismo: Las redes sociales

Este sábado 19 de septiembre, un centenar de ciudadanos comandados por Gilberto Lozano e impulsados por Pedro Ferríz de Con, éste último desde la comodidad de su casa y “valientemente” haciendo activismo de escritorio, decidieron realizar un plantón que ellos pomposamente llaman “ocupación” haciendo arrogante referencia y con ello demeritando el movimiento “Ocupy Wall Street” que el mundo presenció hace algunos años.

Los neo activistas de la organización FRENAAA, que tiene claros elementos de secta religiosa fanática, muy al estilo Talibán, tenían la intención de acampar en el zócalo de la Ciudad de México, a pesar de que las autoridades locales habían notificado desde hace al menos una semana que éste se encontraría cerrado al público para evitar concentraciones durante las fiestas patrias, sin embargo los manifestantes, ignorando las recomendaciones e instrucciones ampliamente difundidas que, con motivo de la permanencia en semáforo naranja indicado por la Secretaría de Salud, se dictaron para esa plaza, se empeñaron en su intento de acceder al lugar, cosa que por supuesto les fue impedida, resignándose entonces a colocar sus tiendas en una zona aprobada por las autoridades a lo largo de la avenida Juárez.

Por supuesto que los provocadores dirigentes argumentaron ridículamente que el cierre del zócalo había sido exclusivamente para ellos, y mañosamente intentaron armar unas pocas tiendas fuera de la zona permitida para “denunciar” acoso, algo completamente absurdo.

Finalmente lograron montar su plantón en Av. Juárez e iniciar lo que ellos califican de “ocupación hasta que renuncie López”, lo que demuestra su gran estulticia ya que el cargo de presidente es, aún hoy y hasta que sea aprobado por el congreso y la mayoría de los estados, irrenunciable. Pero en todo caso deberían prepararse para una estancia de al menos cuatro años.

Sin embargo, este grupo que ni lejos conjunta un porcentaje apreciable del padrón electoral, se adjudican la representación de “millones de mexicanos”, lo cual no se ha reflejado en ninguna de las acciones emprendidas por ellos en el pasado. Su falta de apoyo popular, el prácticamente nulo eco que sus demandas tienen en el pueblo y en consecuencia la carencia absoluta de base social que los respalde, demuestran el engaño a que estas personas han sido sometidas por sus inescrupulosos “líderes” que los manipulan a su antojo, utilizando sin rubor hasta su profunda religiosidad para mantenerlos ignorantes de la realidad que les golpea inmisericorde en el rostro, y todo para que un puñado de inmorales oligarcas recuperen los cotos de poder perdidos.

Con temores viejos, rancios, superados ya desde mediados del siglo pasado, como la “amenaza comunista” al más puro estilo macartista, con consignas añejas tomadas de los cristeros y con aseveraciones completamente carentes de razón y sentido, como la supuesta conculcación de la propiedad privada, estos pseudo líderes pretenden articular un movimiento nacional anti gobierno creyendo que estas burlas a la inteligencia del pueblo les puede proporcionar una base social que les permita conseguir sus metas, lo cual podemos constatar, es un Crassus Errare.

Al parecer no alcanzan a comprender que no basta el discurso polarizante de completa aniquilación del contrincante, no es suficiente estar “contra algo”, ya que se necesita presentar alternativas, propuestas, un camino diferente que seguir, pero su movimiento no presenta nada de esto, nada positivo, se limita a descalificar al actual gobierno y solicitar su democión, sin ofrecer, por ejemplo quien podría tomar las riendas y “corregir” el rumbo. Tampoco ofrecen opciones de pacto social, políticas de estado o plataforma, vamos, ni siquiera muestran una ideología política.

Es curioso que un “líder” de un movimiento tan evidentemente absurdo esté tan bien fondeado como para poder pagar a quienes asisten a su “ocupación”, como fue evidenciado en video por algunos youtubers, o para comprar un centenar de tiendas de campaña que, por cierto durante la fría noche quedaron casi por completo desocupadas. Esto nos obliga a preguntarnos de donde vienen esos cuantiosos recursos pues no se sabe quién los provee.

En fin, que estos nuevos “activistas” que ahora están descubriendo por primera vez lo que es la lucha social, deben ser observados, no porque sean “miles” ni representen “millones”, sino porque es importante evidenciarlos como representantes de la más extrema derecha conservadora, pero más importante para saber quiénes están detrás intentando aparentar un ambiente de inestabilidad política en el país, y con qué fin.

La verdadera lucha social de quienes apoyamos la cuarta transformación que tan bien conocemos, no se debe limitar a marchar contra instituciones corruptas o firmar para enjuiciar a ex presidentes, sino también el combate a quienes amenazan lo que hasta ahora hemos logrado, bajo la premisa de que no hay enemigo pequeño.

“Incluso la mejor espada si se deja sumergida en agua salada, finalmente se oxidará”
Tsun Tzu