FMI recomienda aumento de IVA e impuestos a combustibles; tras préstamo de 389 mdd a El Salvador

Lo que se le viene a El Salvador…
Tras la aprobación de los $389 millones para El Salvador para enfrentar la crisis por el covid-19, el Fondo Monetario Internacional (FMI) también realizó recomendaciones que serán dolorosas los ciudadanos de ese país.

El FMI recomienda un ajuste fiscal (mediante aumento y creación de impuestos) a partir del próximo año y a las que el Ministerio de Hacienda se ha comprometido cumplir.

“Nos comprometemos a implementar un ajuste fiscal gradual de al menos el 3 % del PIB en medidas permanentes durante 2021–24, para lograr un equilibrio fiscal primario del 3.5 % del PIB (producto interno bruto) a fines de 2024, para colocar la deuda firmemente en una senda en declive y cumplir con la Ley de Responsabilidad Fiscal y un índice de deuda pública que incluye pensiones del 60 % del PIB para 2030”, reza parte de la carta de intención enviada por el ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, el 4 de abril al FMI.

Además del incremento de impuestos y el aumento de combustibles; el Gobierno de Nayib Bukele tendrá que implementar para el próximo año, medidas como la facturación electrónica.

Entre las medida ‘permanentes’ adicionales que recomienda el FMI, serán el aumento de los impuestos especiales sobre la gasolina y el diésel (dada la fuerte caída de los precios del petróleo), un aumento en los ingresos fiscales al introducir un impuesto a la propiedad y elevar las tasas de los impuestos al consumo, entiéndase el Impuesto al Valor Agregado (IVA) o algunos impuestos especiales.

También deberán reducir la factura salarial (por ejemplo, congelamiento de contrataciones y jubilación anticipada de empleados públicos) y centralizar las compras en todos los ministerios y agencias del sector público.

Aunque algunas medidas podrían empezar a implementarse el próximo año, la mayor parte del ajuste comenzará en 2022.

Cabe señalar que el Gobierno de El Salvador estuvieron de acuerdo con las recomendaciones del personal (del FMI) “para preservar la estabilidad financiera y enfatizaron que continúan trabajando para fortalecer la cooperación transfronteriza y financiar adecuadamente el marco de asistencia de emergencia de liquidez”, reza parte del informe elaborado por la multilateral”.

Hasta el año 2019, El Salvador es el cuarto país de América Latina con la mayor deuda del Gobierno Central como porcentaje de su Producto Interno Bruto (PIB), al alcanzar un ratio del 49 %, indican estadísticas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
En agosto del año pasado, el país centroamericano alcanzó los US$20.311 millones de deuda, la cifra más alta en la historia del país centroamericano.

Con información de El Economista