Tras la batalla económica que vivió el mundo por la pandemia de Covid-19. En la que los países tuvieron que diseñar nuevos marcos fiscales para alcanzar finanzas públicas, México se destacó por segundo año consecutivo, por contar con el déficit más próximo del equilibrio, de 0.6% del PIB, entre 40 países emergentes.

Expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectaron que el país puede alcanzar el equilibrio en sus finanzas públicas alrededor del 2022 y el 2023, cuando pasará de un déficit de 0.1% del PIB el próximo 2022 al superávit fiscal que podría ubicarse en 0.2% del PIB.

De acuerdo con El Economista, e información contenida en el reporte semestral Fiscal Monitor, se mostró que México se distingue del resto de los países emergentes que en promedio tendrán este año un déficit fiscal de 4.8% del PIB y además compara favorablemente frente a la media de los países del G-20, que alcanzarán un déficit de 5.2% del PIB.

En cuestión de deuda, México tiene resultados favorables, pues el promedio de la deuda es de 64.3 puntos del PIB y por supuesto queda lejos del 66.1% del Producto donde esta la media de los países del G-20.

Con información de El Economista