SinLineaMX - Live

Durante el foro de parlamento abierto sobre la reforma eléctrica organizado por la Cámara de Diputados, el exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Francisco Barnés de Castro, calificó de “un gravísimo error de consecuencias incalculables aprobar la reforma eléctrica” impulsada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, pues es, a su parecer “un modelo que pudo haber sido exitoso hace 60 años”.

Barnés de Castro defendió la reforma energética de 2013 argumentando que todos los sistemas eléctricos responden un modelo y diseño cuidadosamente planeado y consensado, por lo que no hay modelos únicos y que “no hay modelos perfectos, ninguno de los modelos existentes ha estado libre de fallas, incluso fallas catastróficas, pero cuando se han presentado no se tira el modelo por la borda, solo se hacen los ajustes necesarios para robustecerlo”.

A pesar de las múltiples evidencias que hay con respecto al profundo daño a las finanzas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tras la implementación del modelo aún vigente y de la grave afectación económica a los usuarios finales, el exrector afirma que no hay “un estudio serio que demuestre que la inversión privada en este sector daña la economía nacional o perjudica a los usuarios. Hay muchos estudios que demuestran lo contrario”.

Y posteriormente Barnés de Castro pasó a defender lo que eufemísticamente llaman “usuarios calificados”, que en realidad son los grandes consumidores beneficiados por el fraudulento esquema de autoabasto porque, dice que, a pesar de que se reserva el 46 por ciento del mercado para la generación privada de electricidad, se cancela el derecho de contratar y de recibir electricidad de otros suministros diferentes a la CFE, lo que va en detrimento de la acometividad de la industria nacional.

Finalmente el también ingeniero químico regresó al desacertado y falaz argumento de los “apagones generalizados”.

Otro panelistas que expresaron argumentos en contra de la Reforma Eléctrica fueron Oscar Moreno Silva, quien se desarrolla como abogado de grandes corporativos trasnacionales generadores de energía, representando por ejemplo, a IEnova, consiguiéndoles un contrato por 852 millones de dólares y a México Power Group, con un contrato por 215 millones de dólares, ambas para construir parques eólicos en el norte de nuestro país.

Una más fue Mónica Rodríguez Díaz, consultora senior de Integralia Consultores, empresa dedicada al cabildeo en representación de empresas privadas y a la mercadotecnia electoral.

Ante esto, el director de CFE, Manuel Bartlett, quien acudió a San Lázaro para participar en la reunión plenaria del grupo parlamentario de Morena, fue cuestionado al respecto por algunos reporteros, a lo que respondió que “Son malísimos. Son muy mentirosos. La iniciativa del presidente es muy clara. Se van a decir que la energía sucia, son mentiras, no han podido de ninguna manera refutar los argumentos del presidente de la República en la iniciativa. No traen argumentos”.

Aseguró que en la iniciativa del Ejecutivo hay toda clase de posibilidades de participación. “Está abierta a todos los sectores, a todos los interesados, de manera que es un parlamento abierto de verdad”.

A favor de la iniciativa de reforma, Joaquín Rodríguez Béjar, ingeniero por la Universidad Nacional Autónoma de México y ex funcionario de la Comisión Federal de Electricidad, expresó que la única manera en que la iniciativa privada podía participar en el suministro de energía, era a través del desplazamiento de la CFE.

Y por su parte, Humberto Morales Moreno, académico de la Universidad Autónoma de México, expresó que la reforma eléctrica plantea un reordenamiento del mercado eléctrico nacional, sin excluir a la iniciativa privada, entendiendo que el mejor despacho es el que se calcula sobre costos totales y no sobre los marginales.