De acuerdo con fuentes cercanas, el acercamiento de Estados Unidos a Venezuela se debe a exclusivamente a una cosa: Petróleo

Funcionarios estadunidenses exigieron en conversaciones al presidente venezolano Nicolás Maduro, al menos una parte de las exportaciones petroleras, reveló La Jornada

Con el veto que hizo este martes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a las importaciones estadunidenses de petróleo ruso, en represalia por la invasión de Ucrania, hizo que nuestro vecino del norte volteara sus ojos a Venezuela.

Y es que con la falta de petróleo y gas ruso, los diplomáticos estadunidenses, buscan suministros de energía en todo el mundo que puedan ayudar a compensar la interrupción de las exportaciones, debido a las sanciones a Putin.

Es importante recordar que Venezuela ha estado bajo sanciones petroleras de Estados Unidos desde 2019 y podría ahora retomar rutas para su crudo si se levantaran esas restricciones.

“El requisito de enviar barriles venezolanos a Estados Unidos podría beneficiar en primer lugar a Chevron Corp, que busca luz verde por parte de la estatal venezolana PDVSA y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos para recobrar deuda pendiente mediante el comercio de petróleo venezolano a través de una licencia renovada”, revela La Jornada

Durante la reunión del sábado, se avanzó poco después de que las partes presentaran algunas demandas como las del líder opositor Juan Guaidó, quien ha puesto sobre la mesa en diálogos anteriores: elecciones presidenciales libres y transparentes, y la liberación de todos los presos políticos. Sin embargo, Maduro solicitó el levantamiento de todas las sanciones.

Entre esas medidas que señalan se pusieron en la mesa están: permitir que el petróleo venezolano regrese a mercados de consumo afectados por las interrupciones del suministro ruso, crear una alternativa temporal para que PDVSA pueda usar el sistema SWIFT para transferencias bancarias internacionales y la liberación de al menos dos de nueve prisioneros estadounidenses.

Como era de esperarse, la reunión entre Venezuela y Estados Unidos, provocó fuertes reacciones en el Congreso de la Unión América, donde el senador de Nueva Jersey, Robert Menéndez, y otros legisladores estadounidenses criticaron el acercamiento a Maduro, quien está bajo sanciones de Estados Unidos por abusos a los derechos humanos.

Con este encuentro entre funcionarios, Venezuela encontraría un ‘salvavidas’, luego de las sanciones a Moscú, “especialmente golpeando las cuentas de Venezuela en bancos rusos que han sido añadidos a la lista negra de Washington”.


Con información de La Jornada

Advertisement