Enfrentará Europa un invierno con la energía más cara en una década

En un escenario de pandemia por Covid-19 y los más altos precios en la energía en al menos una década, Europa prepara medidas paliativas para aplicar, sobre todo, a las familias de escasos recursos, pero también a las industrias, para lo cual la Comisaria de Energía de la Unión Europea, Kadru Simpson, lanzó una serie de propuestas “para enfrentar la llegada del invierno en el continente en un contexto de continuo encarecimiento de los precios de la energía”.

La comisaria dijo que “la preocupación de los consumidores es comprensible y justificada”, pues “el invierno se aproxima, y para muchos la factura de energía es la más elevada en una década”, por lo que propuso a los países miembros de la Unión un paquete de herramientas para paliar la crisis que contempla flexibilizar pagos por parte de los consumidores y apoyos específicos para la industrias; dichas medidas serán temporales y específicas.

Pero no solamente enfrentan aumentos en los precios de la electricidad, pues la Unión Europea presenta una situación donde los precios del gas se han triplicado, así como una fuerte subida en los precios del carbón y de los derivados del petróleo.

Todo ello derivado de la política de privatización como política global de la Unión Europea, quienes contemplan, como medidas de emergencia, establecer apoyos económicos a las familias de escasos recursos, así como pagos diferidos de facturas, además de una reducción de impuestos y gravámenes a la energía así como evitar cortes en los suministros, mientras que para las industrias se contemplan apoyos directos y rebajas fiscales.

Desafortunadamente en Europa aún no tienen estrategias claras a largo plazo que permitan atender de fondo los problemas que causan el encarecimiento energético, pues siguen apostando a las energías renovables, pero sin tocar el esquema de privatización, donde la voracidad de algunas empresas es lo que realmente causa la escalada en los precios.

La comisaria insiste en que no se trata de un aumento del precio de la energía por la política climática o porque la energía renovable sea cara, sino que “lo estamos enfrentando porque los precios de los combustibles fósiles están subiendo”.

Por su parte, Angela Merkel de Alemania rechazó que la crisis se deba a las presiones de Rusia que limitan los suministros de gas a Europa, por lo que ese país optará mejor por la cautela y advirtió sobre la adopción de medidas extremas, argumentando que es una situación temporaria.

La comisionada señaló que las reservas disponibles actuales de gas probablemente serán insuficientes para las necesidades invernales, por lo que sugiere acelerar las inversiones en energías renovables y el aumento en la capacidad de almacenamiento, medidas que no resuelven el problema para este año, pues son soluciones de muy largo plazo.