El PRI, el de las ‘quimios’ con agua destilada; exige la renuncia de López-Gatell por algo que no dijo

El Comité Ejecutivo Nacional del PRI se aprovecha de la infodemia por tergiversación de las declaraciones del Doctor Hugo López-Gatell que algunos medios, periodistas y columnistas sin escrúpulos han hecho esta mañana, para “exigir” la renuncia del subsecretario.

Como evidente estrategia mediática y sin una solicitud formal, el CEN del PRI utiliza su cuenta de Twitter para calificar de “miserables” las declaraciones del epidemiólogo y a la vez “legitimar” la exigencia que hacen al Estado mexicano un pequeño grupo en la Ciudad de México sobre una supuesta falta de medicamentos oncológicos para los niños con cáncer.

“Miserables las declaraciones del subsecretario de salud López-Gatell al tachar de golpistas a quienes legítimamente exigen al Estado Mexicano el cumplimiento de sus obligaciones con los pacientes con cáncer. Por la salud de los mexicanos debe ser separado del cargo inmediatamente”, expresa el partido que aprobó en pasadas administraciones la concentración monopólica de este tipo de medicamentos en unas cuantas empresas, que ahora pierden el multimillonario negocio.

Y es que el pasado domingo 27 de junio, durante una entrevista para El Chamuco TV, el Doctor Gatell evidenció de manera clara e inequívoca, la manipulación a que están siendo sujetos un puñado de personas para esparcir el falso rumor de una carencia de productos oncológicos para niños con cáncer, con una intencionalidad económico-política, en una estrategia claramente golpista, pero que quienes diseñaron esta narrativa están desesperados por perpetuar.

Cabe recordar que Javier Duarte, gobernador del PRI en Veracruz, fue señalado de haber comprado medicamentos contra el cáncer, pero estos contenían agua destilada.

El sitio Cultura Colectiva Newsreportó que el lunes 16 de enero del 2017, “se viralizó en los medios un crimen que indignó a los mexicanos, particularmente a los habitantes del estado de Veracruz: los niños enfermos de cáncer recibieron un “tratamiento” con agua destilada en lugar del medicamento necesario para las quimioterapias”.

Esto fue revelado por el panista, Miguel Ángel Yunes, quien en ese entonces era gobernador del estado; dio a conocer una investigación realizada por un laboratorio, reveló que la Secretaría de Salud de Estado (en la administración de Javier Duarte) suministraba medicamentos clonados para el tratamiento de niños con cáncer.

Sin embargo, ese no fue el único caso. En 2010, cuando el gobernador de esa misma entidad era Fidel Herrera, una enfermera del Instituto Estatal de Oncología reportó que un frasco de Avastin (medicamento utilizado para el tratamiento del cáncer) tenía impurezas.

Un mes después de su reporte, la Secretaría de Salud Estatal pidió a la farmacéutica suiza Roche que analizara el medicamento. Noventa días más tarde, Roche concluyó que el frasco reportado no había salido de su empresa ni distribuidora, porque era un medicamento falso.