Por increíble que parezca, la oposición denunció una caricatura del presidente López Obrador por supuesta propaganda.

Por lo que en los próximos días, el Tribunal Electoral definirá si el uso de los famosos amlitos, la imagen caricaturizada del presidente López Obrador, podría ser propaganda indebida y personalizada del titular del Ejecutivo, lo que implicaría ventajas indebidas en las candidaturas de Morena.

De acuerdo con Milenio, la Sala Regional Especializada había determinado aplicar una multa por nueve mil pesos a Morena por un tuit en el que escribió “Sonríe, este 5 de junio ganamos 6 de 6 para Morena”, con la imagen caricaturizada del presidente de la República, conocida como amlito y que se ha utilizado durante años, en distintos productos y en campañas de todos los niveles, incluidas las presidenciales del propio López Obrador.

El magistrado José Luis Vargas presentó un proyecto en el cual replicó que “no existe base jurídica alguna para impedir el uso de imágenes en formato de caricatura de quien tenga un cargo público”, por lo que proponía dejar sin efectos la multa para el partido.

Sin embargo, a propuesta del magistrado Felipe Fuentes, el proyecto se retiró para un mayor análisis, para que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determine el uso de la caricatura del Presidente de la República es o no propaganda.

“Se debe analizar si contraviene las normas de propaganda político-electoral y violaciones a los principios de imparcialidad, neutralidad e inequidad en la contienda al usar la imagen del presidente de la República”.
Vargas insistió en que el uso de esta caricatura ni siquiera es nuevo ni es la primera vez que se usa en un proceso electoral, por lo que consideró que al no existir legislación sobre las caricaturas “escaparía a las facultades reglamentarias de la autoridad administrativa porque es reserva del legislador”.

De acuerdo con Milenio, el magistrado Indalfer Infante Gonzáles respaldó que se analice a fondo el uso de esta caricatura, pues “sí podría generar una confusión, podría traernos consecuencias al momento de analizar la propaganda gubernamental”.

Por lo que el magistrado Vargas Valdez aceptó retirar el proyecto para mayor análisis y determinar si esta caricatura del Presidente implica o no propaganda, lo que de confirmarse, impactaría en la venta de todos los productos que se ofrecen en las campañas de Morena con la imagen de López Obrador.

Con información de Milenio

Advertisement