Cambio climatológico está destruyendo Australia bajo llamas

Australia está bajo crecientes incendios por varias semanas y con escenas que parecieran sacadas de una película del planeta Marte, donde casi todo el país esta cubierto en color rojo. Las temperaturas alcanzan hasta 45 grados con vientos huracanados provocados por los devastadores fuegos. Un total de 4 millones de hectáreas se han quemado y el fuego ha matado al 30% de los Koalas y otras especies. Las llamas se han dispersado por toda Australia convirtiendo a ese país lateralmente en un infierno en la tierra.

Comunidades y pueblos enteros están desapareciendo después de ser devastados por fuegos que provocan vientos tan fuertes que están formando ciclones de fuego. Miles de habitantes están siendo evacuandos con ayuda de la Marina.

Lo que empezó como fuegos quemando árboles hace semanas, se ha convertido en la primera pesadilla del cambio climático del año 2020.

Nueve bomberos australianos han muerto en intentos desesperados por controlar lo que ya se volvió un desastre ecológico que está destruyendo Australia.

Las llamas han consumido cientos de propiedades dejando a la gente en la calle.

El Primer ministro de Nueva Gales del Sur (New South Wales) Berejiklian dijo en rueda de prensa, “no podemos pretender que esto es algo que hemos experimentado antes, porque no es. Porque la actividad climática que estamos viendo, la extensión y la propagación de los incendios, la velocidad en la que van, la forma en que [los incendios] están atacado a las comunidades que nunca habían visto fuego antes, esto no tiene precedentes.”

El gobierno ha desplegado 3000 militares de reserva para ayudar a debatir el fuego, pero Australia, el cual es un continente y país, están aislados en el hemisferio sur del planeta. Australia son aliados de Estados Unidos. Canadá y Europa pero no se han reportado planes de recibir ayuda de otros países, y logísticamente sería toda una hazaña.

Muchos australianos culpan al gobierno neoliberal por su fallida respuesta a los incendiados y demandan que actúen de mejor representación del país.

Paul Parker, un bombero en el área de New South Wales asegura que está poniendo en riesgo porque quiere ayudar a su pueblo Australiano, pero que no lo hace por el presidente (ministro) de Australia, Scott Morrison, ni los corruptos del del gobierno y el congreso (parlamento).

Las malas noticias para Australia es que no ha caído lluvia, pues se encuentra en el verano, los residentes esperan que solo la madre naturaleza, a la que han afectado tanto, pronto traiga lluvia y salvé a aquel país.

Nota: En algunas regiones de Australia ya comenzó a llover.
El cambio climático es real, necesitamos actuar ya. No podemos permitir más muerte e indiferencia.