EL BURLESQUE DE LA OPOSICIÓN

@_BarbaraCabrera

“La minúscula, pero ruidosa oposición en México se ha convertido en un burlesque. No hay día que no pongan en cartelera una de sus múltiples escenificaciones”

Mía frase

 

…Y en esas andan los moralmente derrotados: convertidos en una parodia, dramatizando todo; glorificando lo socialmente inaceptable, y denigrando lo socialmente dignificado.

A punto de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador cumpla dos años en el gobierno, y con la llegada de la Cuarta Transformación de la vida pública al gobierno federal, se han llevado a cabo cambios sustanciales en México debido al cambio de régimen, lo cual es importante plasmar en espacios como este para dejar constancia de ello para las futuras generaciones.

Igual de oportuno es hablar del otro lado de la moneda, de aquellos constituidos en oposición, quienes no han sabido, no han querido; y tal vez no les importe asumir el rol que verdaderamente les corresponde.

Todo lo contrario. Se han convertido en un burlesque, ridiculizando el significado de lo que representa ser oposición.

Nublados por la errónea percepción que tienen de las necesidades del país, se mantienen cegados por el odio que les provoca el liderazgo de quien hoy es Presidente de México, y están resueltos a volver a la era de la corrupción y el gatopardismo, el que alguna vez auspició el neoliberalismo.

Es evidente el nulo interés de la oposición de hoy para mejorar la calidad de vida de los mexicanos. Ellos decidieron montar su propio y caricaturesco espectáculo para intentar convencer a algunos incautos de que les asiste la razón. Pretenden vender la ilusión acerca de que cuando fueron gobierno todo estaba mejor, cuando sus logros se circunscribieron a saquear a México por décadas; empobreciendo a la población, mientras se burlaban de nosotros rodeándose de privilegios, llenando sus bolsillos, adquiriendo mansiones, carros de lujo; y viajando por el mundo, a expensas del erario.

Ese es el burlesque donde la oposición parece abstraerse de la realidad, sin temor al unfollow o a hacer el ridículo una y otra vez.

Lo he dicho y lo confirmo; ellos, tienen un grave problema de dislexia nacional, ya que ignoran y no les interesa la realidad de este país. No les importa que nos vaya bien, claman por estar del lado incorrecto de la historia.

Para muestra ahí tenemos al burlesque de los “Goberladrones” https://bit.ly/2UeNKOE

El burlesque de la oposición curulera https://bit.ly/3eMUMUn

Así como el burlesque de los moralmente derrotados https://bit.ly/3eL7AKN los que recientemente montaron su show bajo la marquesina de #OposiciónNalgasProntas al felicitar efusivamente a Joe Biden cuando aún –al momento de redactar esta Nornilandia- no se dan a conocer los resultados oficiales de la contienda para ocupar la presidencia norteamericana. Es decir, ¡han llegado al colmo de hacer suyos los triunfos ajenos!

En este orden de ideas, a continuación comparto algunos consejos para no dar visibilidad a esa irrisoria oposición de burlesque:

No le den like a sus publicaciones.

No reaccionen a sus publicaciones.

No comenten sus publicaciones.

Reporten sus publicaciones como noticia falsa.

Depende de cada uno de nosotros dejarlos de seguir, eliminarlos de nuestro timeline o muro; o bien, bloquearlos.

Si publican material ofensivo e irrespetuoso, hay que denunciar sus cuentas por incitar al odio.

No les sigan el juego, no compartan sus publicaciones; eso es lo que buscan: provocar, para que les demos eco.

Solo así dejaremos de escuchar y hacer sentir sus estridencias. Reduzcámoslos a lo que son: curiosos personajes de un burlesque que no merecen un espacio de decisión en la escena socio-política, por ser altamente nocivos a la democracia.

Así que los convoco a no perder de vista a estos personajes y recuerden, 2021 es ocasión para votar y botarlos. De una vez por todas, y para siempre bajemos su telón.

 

Es todo por hoy.

Hasta la próxima Nornilandia.

Bárbara Cabrera

Escritora. Investigócrata. Columnista. Divulgadora del conocimiento, quien está entre letras, con su café y a un tweet de distancia.