El arresto del General Cienfuegos en EU ‘salpica’ a dos funcionarios clave de Obama

La detención del General Salvador Cienfuegos en Estados Unidos, ha generado un verdadero tsunami en el círculo rojo de México y en los Estados Unidos.
Y se abren varias interrogantes, ¿Los cargos por narcotráfico que enfrentará el general abrirán una “guerra sucia” entre los altos mandos de las Fuerzas Armadas Mexicanas? ¿Se destaparán más nexos entre las fuerzas y el crimen organizado?. Esta y otras preguntas están en el ambiente.

Pues como lo calificó el Presidente López Obrador, el arresto de un personaje como Cienfuegos, es algo insólito en México.

De acuerdo con el sitio la Política Online, la acusación que pesa sobre el General Cienfuegos, no solo genera impacto en México. Toca directamente a dos hombres de peso de la segunda administración del expresidente Barack Obama, ya que coincidieron en funciones con el general mexicano cuando este despachaba en la Secretaría de Defensa Nacional de Enrique Peña Nieto.

Los personajes en cuestión son Chuck Hagel y Ash Carter, ambos fueron secretarios de la Defensa y del general Chuck Jacoby, quién estuvo a cargo del estratégico Comando Norte.

Los funcionarios estadounidenses avalaron en múltiples ocasiones las acciones de Cienfuegos en México. En una audiencia en el Senado en Washington, en 2014, Jacoby llegó a decir que Cienfuegos tenía ideas “refrescantes” para la seguridad de América del Norte y visitó al general en tres ocasiones en la Ciudad de México. Hagel seguía un libreto muy similar y decía que Cienfuegos era un socio “confiable”.

El medio citado relata que en octubre del 2016, Carter se reunió con Cienfuegos en Trinidad y Tobago y también lo llenó de elogios al decir que el general mexicano era clave para asegurar la estabilidad en Centroamérica.

Sin embargo, con la llegada de Donald Trump al Gobierno en EU, en enero del 2017, algo ya cambió. Donald Trump eligió para el Pentágono a Jim Mattis, un estratega de las guerras en Medio Oriente. Este general condecorado, de estilo moderado, siempre privilegió la relación con Vidal Soberón, titular de la Semar antes que con Cienfuegos.

“Una anécdota que se recuerda por estas horas en la cúpula militar. Mattis vino a México en septiembre del 2017. Con el entonces jefe de la Sedena despachó veinte minutos mientras que con Soberón estuvo dos horas y media a solas. Esa misma línea seguía John Kelly, otro militar que llegó a jefe de gabinete en la Casa Blanca de Trump”.

El general era cercano a militares clave del gobierno de Barak Obama. El cambio se inició con Trump.