El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, planteó el día de hoy, que la Fundación Cultural Banamex sea propiedad de la nación para su preservación, como un pequeño aporte a México como “retribución al enorme e injusto apoyo” que los contribuyentes han aportado en los cuantiosos pagos anuales para cubrir los pagarés IPAB, mejor conocidos por FOBAPROA.

El canciller añadió que estará atento a los próximos cambios de propietarios de CitiBanamex, “a la integridad y destino de la Fundación Cultural Banamex y el importante patrimonio cultural que la integra”.

A través de la Fundación Fomento Cultural, Citibanamex es dueño una de las colecciones de arte mexicano más importantes del país, y de varios edificios históricos que constituyen patrimonio cultural.

Como por ejemplo, icónicas sedes arquitectónicas y amplia colección artística, estará también a la venta con la salida del Citigroup.

El banco explicó que no pondrá a la venta las obras y los lugares por separado. Es decir, el grupo empresarial que decida comprar las sucursales del banco, su cartera de crédito familiar y empresarial, su administradora de fondos para el retiro… también deberá comprometerse a comprar y preservar el importante capital cultural de Citibanamex.

Entre la valiosa colección de arte que posee CitiBanamex, hay obras de Frida Kahlo, Remedios Varo y Leonora Carrington, o de los muralistas José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros. Son alrededor de 2.000 obras pictóricas desde el siglo XVIII hasta el XXI, que incluyen óleos, acuarelas y dibujos, entre otros.

Este patrimonio cultural consta de hermosas instalaciones, lugares históricos de arquitectura barroca en la Ciudad de México y otras partes del país. La sede principal de la Fundación es el Palacio de Iturbide, en el centro histórico de la capital, antigua residencia del ícono de la independencia Agustín de Iturbide. Además de este, la Fundación es dueña del Museo Casa Montejo en la ciudad de Mérida (Yucatán); el Palacio del Conde del Valle de Súchil en Durango; y la Casa del Mayorazgo de la Canal en San Miguel de Allende, en Guanajuato.

Con información de El País