Diputados aprueban la revocación de mandato y consultas populares, pasa al Senado

Foto: Archivo

La Cámara de Diputados aprobó este jueves la reforma constitucional sobre consulta popular y revocación de mandato, el documento quedó aprobado en lo general por 328 votos a favor, 153 en contra y dos abstenciones. En lo particular, la votación fue de 326 a favor por 127 en contra. Ahora, la reforma irá al Senado.

Con la aprobación de esta nueva reforma constitucional, el partido MORENA afirmó que esta modificación permitirá consolidar el ideal democrático de que “el pueblo ponga y el pueblo quite a sus gobernantes”.

“La revocación de mandato se añade como un derecho político de todas y todos los mexicanos, no solo para votar en este ejercicio, sino también para exigirlo mediante firmas. El derecho de llamar a cuentas al Ejecutivo federal ha sido una lucha histórica de la ciudadanía organizada y de la sociedad, cansada de los abusos”, dijo la morenista Tatiana Clouthier.

¿Cómo se hará la consulta popular?
Para iniciar la solicitud para una consulta popular, se plantea exigir las firmas de 1% de los ciudadanos en la lista nominal de electores (cerca de 800,000). Actualmente, el mínimo es 2%.

No se podría someter a consulta los derechos humanos, los impuestos, los montos del financiamiento público y el Presupuesto de Egresos de la Federación.

El resultado de la consulta sería vinculante cuando participara más de 25% de la lista nominal de electores.

¿Cómo se haría la revocación de mandato?

El dictamen define la revocación como el instrumento a través del cual se podría solicitar que se convoque al electorado para que decida si un funcionario electo debe ser removido de su cargo antes de que concluya su periodo.

Podrían solicitar la revocación:

El presidente de la República.
Diputados y senadores, mediante 33% de los integrantes de alguna de las dos cámaras.

Ciudadanos, mediante las firmas de por lo menos 3% de la lista nominal de electores (unos 2.7 millones de personas).

La votación sobre la revocación se haría el mismo día de las elecciones intermedias y sería vinculante cuando acudiera a votar más de 40% del electorado.

Si el resultado fuera revocatorio, el presidente de la República sería cesado de sus funciones al día siguiente de la validación del Tribunal Electoral y el secretario de Gobernación ocuparía el cargo interinamente, hasta que el Congreso definiera a un mandatario sustituto.

Con información de ADN Político

error: Content is protected !!