A menos de 24 de que se se difundiera la investigación de Azucena Uresti en Milenio, la clínica clandestina que se ubicaba en la colonia Arboledas, en el municipio de Atizapán que aplicaba esquemas de vacunación, supuestamente avaladas por las autoridades de salud de Texas, por el “módico” precio de 250 dólares por persona, los propietarios desmantelaron el recinto y se esfumaron.

Y es que funcionarios de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y de la Fiscalía mexiquense inspeccionaron el lugar, sin embargo ya no encontraron a nadie y el sitio se encontraba vacío.

Desafortunadamente este tipo de acciones hacen que algunos sean presa fácil, ante la avalancha de desinformación difundida por diversos medios, sobre todo tradicionales, y a comentaristas que día a día critican sin fundamento el programa de vacunación emprendido por nuestro país que, por otro lado, ha permitido un menor impacto de la nueva ola de contagios que el sufrido por otros países con distintas políticas de vacunación.

Vecinos de la residencia marcada con el número 10 en la calle Arboledas afirmaron que poco después de que la información sobre este fraude fuera difundida, un grupo de personas se encargó de desalojar la casa, por lo que los agentes de la Cofepris Laura Chavarría, Eduardo Negrete y José Manuel Castillo, inspeccionaron la casa durante tres horas pero no hallaron rastros de equipo médico ni de vacunas.

En entrevista con Milenio, el propietario de la casa, Francisco González, aseguró que prestó el inmueble a un conocido para que lo ocupara del 21 al 25 de enero; dijo que después del reportaje no se ha podido comunicar con él y que presentará una demanda en su contra.

Y es por eso que Cofepris insiste en que “Cualquier producto comercializado como vacuna covid-19, sin importar su empaque, marca o ubicación, constituye un fraude y es riesgoso a la salud por ser de dudosa procedencia… esta comisión no ha expedido licencia a ningún particular para la venta o importación de estas vacunas”.

De acuerdo con Milenio, esta empresa no solo tuvo presencia en el Estado de México, también dio citas para vacunarse en San Luis Potosí el 15 de enero y en Aguascalientes el día 17 del mismo mes.

Por su parte, Julen Rementería, coordinador del PAN en el Senado, no desaprovechó esta oportunidad para el golpeteo político, culpando al Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, el doctor Hugo López-Gatell de la aparición de inescrupulosos empresarios.

El panista aseguró que “no sirve al frente de la pandemia y provoca una buena parte de esta situación de desesperanza y gran preocupación.” https://www.milenio.com/politica/desaparece-clinica-edomex-aplicaba-vacuna-covid-ninos

Advertisement