En 1993, durante el gobierno de Salinas de Gortari, se compró el 49.9% de las acciones de la refinería Deer Park en Houston, quedando la administración en manos de Shell. En estos 30 años esas acciones no dejaron ningún beneficio económico para México, salvo el que hayan podido robarse por debajo de la mesa los funcionarios corruptos de los 5 sexenios neoliberales.

Hoy, desde que Pemex asumió el control, en sólo 2 meses y 10 días Deer Park ha producido 294 mil barriles diarios de varios productos petrolíferos, y la refinería ha dejado a México 195 millones de dólares de utilidades.

Con una inversión menor a la que dilapidó Felipe Calderón para construir media barda en la refinería inexistente de Tula, México ya recibe cientos de miles de barriles diarios de gasolinas y en menos de 3 meses recuperó en utilidades el 33% del capital invertido.

La semana pasada llegaron a México los primeros 400 mil barriles de gasolinas refinados por PEMEX en Deer Park, con lo que se acelera el paso hacia lograr la autosuficiencia energética del país.

Esto fue un factor fundamental para que PEMEX pudiera reportar utilidades trimestrales en su informe presentado ante la Bolsa Mexicana de Valores, que incluye ingresos por 507 mil millones de pesos con utilidades por 123 mil millones.

Adicionalmente la empresa informó que tuvo un aumento de 68.5% en sus ventas de exportación y uno de 51.3% en las ventas nacionales, fundamentalmente derivado del incremento en los precios internacionales del crudo y no en las cantidades de petróleo vendidas.

Con esto el gobierno mexicano logró hacer el negocio del siglo en beneficio del país, realizando una inversión que en sus 2 primeros meses ha recuperado un tercio del monto invertido, con una tasa anual de retorno sobre la inversión equivalente a casi 200%.

Sería oportuno preguntarle a los magnates oligarcas quién de ellos ha hecho un negocio así en su vida, incluso con los contratos amañados que le compraban a los neoliberales corruptos a cambio de sobornos. Así No AMLO.