Marko Cortés Mendoza, dirigente nacional de Acción Nacional (PAN), “confirmó que se perdió la confianza con su homólogo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno, por lo que aseguró, que ya no habrá alguna relación con la dirigencia que él encabeza.

Esto, luego de que el PRI, junto con Morena y aliados en San Lázaro aprobaron la ampliación del uso de la fuerza militar en tareas de seguridad pública.

Sin embargo, Marko Cortés aseguró que su partido estará atento a la decisión que tomen los senadores priistas, una vez que el dictamen fue turnado a la Cámara Alta, para su discusión y eventual aprobación.

“Nosotros estaremos observando cómo votan los y las senadoras del PRI, esperaremos que sean consistentes con lo que han dicho hasta ahorita que van a votar en contra y a partir de ahí, yo convocaré a los órganos del partido para que, en su momento, podamos tomar una definición”, expuso.

“Hemos dicho ahorita con claridad que no habrá ya relación porque ya se perdió la confianza con la dirigencia nacional del PRI, porque se deshonró la palabra y se incumplieron los acuerdos”,

sentenció Cortés sobre su relación con el dirigente del partido tricolor.

Es más, el trato es tan frío, que hoy en la toma de protesta de la nueva gubernatura en Durango, no hubo ni siquiera un saludo entre ambos, el dirigente panista se limitó a decir: “Que estén muy bien, muchas gracias, hasta luego”.

Las dirigencias de Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) condenaron la reforma aprobada en la Cámara de Diputados con la que se extendió el tiempo en que las Fuerzas Armadas participarán en tareas de seguridad hasta el 2028.

Los partidos de oposición señalaron que la reforma a la constitución se debe a “la fallida estrategia de seguridad y de militarización que quiere imponer -más allá de su mandato- este gobierno autocrático, poniendo en gravísimo riesgo nuestro sistema democrático, el respeto a los derechos humanos y colocando a nuestro país al borde de la dictadura”.

“Es una reforma condenable en el fondo, pero también en la forma, porque fue propuesta y votada por la mayoría de los diputados priistas en una evidente complicidad con Morena; claudicando y contradiciéndose a lo que reiteradamente la dirigencia nacional de este partido y sus legisladores habían pronunciado al respecto de la peligrosa militarización y la fallida estrategia de los abrazos”, apuntaron.

Los líderes del PAN y PRD sentenciaron que la dirigencia nacional del PRI y la mayoría de los diputados priistas “han faltado a la palabra, a los compromisos firmados y les han dado la espalda a las y los ciudadanos que en las elecciones de 2021 votaron por ellos, “precisamente para que impidieran este tipo de reformas antidemocráticas, atentatorias contra las libertades y los derechos humanos”.

Con información de Expansión.

Advertisement