En Nuevo León continúa la practica neoliberal de privatizar todos los servicios, argumentando una mejoría, sin embargo, la historia ha enseñado que poner en manos privadas las obligaciones del Estado, no solamente no mejoran la oferta, sino que la encarecen.

Ahora, el Congreso neoleonés está por aprobar la reforma que propone privatizar el servicio de recolección de basura en el estado, con la fuerte oposición de los trabajadores sindicalizados del Sistema Integral para el Manejo Ecológico y Procesamiento de Desechos (Simeprode).

El representante de los trabajadores, Celso Lugo, aseguró que se trata de “una violación que están haciendo los diputados, que lo veten ya”, mientras los empleados de recolección de basura se enfrentaban con personal de seguridad del legislativo y amenazaron con vaciar la basura que traían en un camión, lo que finalmente sucedió.