Conacyt pagó casi 2 millones de pesos a ITESO y empresa privada por proyecto de ‘inodoro inteligente’

Ahora que el gobierno federal ha decidido hacer una ‘limpia’ en fideicomisos, los usuarios de las redes se han dedicado en averiguar quiénes eran los beneficiarios de los recursos entregados a las instancias federales encargadas de entregarlos.

Uno de las dependencias que más ha estado en el ojo de las críticas es el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que fue usado por las administraciones pasadas para hacer transferencias millonarias al sector.

María Elena Álvarez-Buylla, directora general de Conacyt, dio a conocer que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, a pesar que se aumentó el gasto en ciencia y tecnología, no se obtuvieron los mejores resultados. Tanto así que México perdió 16 lugares en eficiencia e innovación.

Y como no, pues algunos de los proyectos que financió el Conacyt resultaron dinero tirado a la basura.
Como es el caso de del proyecto: 233211

En el cual, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y una empresa privada recibieron la cantidad de 1,792,452.00 por el desarrollo de un inodoro inteligente.

Dicho proyecto consistía en hacer que el wc tuviera un dispositivo de apertura y cierre de asiento y cubierta de baño con mecanismo de descarga automatizada.

La empresa beneficiada sería: Alto diseño S.A. de C.V. con la modalidad: INNOVAPYME (Innovación tecnológica para las micro, pequeñas y medianas empresas)

De acuerdo a documentos del Conacyt, esta modalidad está dedicada exclusivamente a propuestas y proyectos cuyo proponente sea empresas MIPYMES.

En la ficha técnica del inodoro inteligente habla de integrar al proyecto AquaSeat® el desarrollo de una tercer etapa. Con el diseño de un inodoro, integral que cumpla con la función de apertura y cierre automático de la segunda generación, incluyendo el sistema de descarga en dos versiones: comercial y habitacional. Bajo la premisa de cerrar el 2016 con un avance de 95% de preparación del proyecto, se dedicará el primer trimestre de 2017 para ajustar los prototipos finales y lanzarlos para comenzar con su comercialización en 2017.
Con el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), como institución vinculada.

El proyecto por el que se pagaron casi dos millones de pesos, “consiste en un inodoro inteligente que realiza la apertura de tapa / asiento según la necesidad del usuario final y realiza la descarga automatizada y cierre sin necesidad de entrar en contacto con el mueble de baño. Se diseñó el producto contemplando las tendencias de interiorismo del mercado meta”

Lo peor del caso es que ese tipo de inodoros inteligentes, ya existen en el mercado y con características superiores.