Con la Reforma Eléctrica se cumplirán compromisos internacionales y CFE duplicará producción de energía limpia

El vocero de la Presidencia de México, Jesús Ramírez Cuevas, señaló por medio de su cuenta de Twitter que con la Reforma Eléctrica del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Gobierno de México modernizará 14 hidroeléctricas del país, con lo que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) podrá duplicar su producción de energía limpia, pues por medio de las hidroeléctricas renovadas el país pasaría de producir 9 a 18 por ciento de energía limpia.

“De esta manera se cumplirán los compromisos internacionales contra el calentamiento global”, expuso.

Por su parte, la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, explicó que la nueva iniciativa de reforma, impulsada por el Jefe del Ejecutivo federal, la CFE tendrá el control del 54 por ciento del mercado eléctrico y el otro 46 por ciento estará en manos de las empresas privadas.

Nahle expuso que también se modificará el despacho de energía, ya que no priorizaba la energía hidroeléctrica, la cual se ubica en el sexto lugar de los ocho modos de energía en México, pero con la nueva reforma, México despachará primero la energía hidroeléctrica, ya que es la más barata y la más limpia.

Contrario a lo que difunden diversos medios de comunicación, la nueva Reforma Energética sólo cancelará los Contratos de Energías Limpias (CEL), que obligan a la CFE a comprar los certificados de producción de energía eólica o solar al ser única empresa que vende electricidad al público, ya que los particulares no poseen sus propios sistemas de distribución de la energía.

“Actualmente la CFE ha pagado más de 6 mil millones de pesos de estos CEL a 335 centrales privadas, al finalizar el contrato se habrá subsidiado el 50 por ciento de la inversión inicial en estas plantas”, explicó la funcionaria, por lo que insistió: “Vamos a ir caminando a la transición energética de la mano con los programas de protección al medio ambiente, de acuerdo con la innovación tecnológica mundial. Hoy todo el mundo camina hacia allá, al paso que la tecnología avanza”.

La secretaria detalló que no es verdad que sean más baratas las llamadas energías limpias, pues aunque efectivamente el costo de la generación es mas económico que las que utilizan combustibles fósiles, pero no así comparadas con la que se obtiene a partir de los generadores hidroeléctricos, la producción privada de electricidad se encarece con los costos de almacenamiento y de distribución, agregados al pago de los CEL, con lo que su costo final al ser entregada en los hogares es superior al generado por medios tradicionales.

Y es por eso que la reforma modificaría las reglas de despacho, que ahora se guían con un criterio económico, para priorizar las plantas hidroeléctricas de la CFE sobre las renovables privadas.

En un análisis cuestionable, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) difunde la información equivocada de que la reforma aumentaría el costo de la generación porque la electricidad generada por la CFE es hasta 252 por ciento más cara, o 3.5 veces más, que la del sector privado, comparando el precio final de la empresa publica ya entregada en los hogares con el costo de producción privado, pero considerando exclusivamente la generación, sin tomar en cuenta los costos agregados antes de que pueda ser utilizada por el consumidor final.

Para este grupo empresarial, las únicas energías limpias existentes son las generadas en los parques eólicos y fotovoltaicos privados, desestimando por completo las tecnologías hidroeléctrica, geotérmica y nuclear, ya instaladas por la CFE, por lo que vaticinan que de aprobarse la reforma México no cumpliría sus metas de energía limpia porque sus emisiones subirán casi 50 por ciento.

La reforma “cancelaría la transición energética e impediría la operación de plantas de energía limpia, solar y eólica en todo el país, que en México son casi 100 por ciento privadas”, dice el CCE, sin considerar que este tipo de generación eléctrica es inevitablemente intermitente, pues depende de las condiciones atmosféricas, por lo que, debido al elevado costo de almacenamiento, la CFE se ve obligada a sustituirlas constantemente, incurriendo en gastos que no se encuentran considerados por los generadores privados de electricidad.

“Vamos a cumplir con todos los acuerdos que se han firmado: el acuerdo de generar electricidad a través de la energía limpia, el 35 por ciento para el 2024, no tenemos problema para ello”, señaló Rocío Nahle.