Luego de que esta mañana, durante el encuentro con los medios, la periodista Nancy Flores señalara al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), de que requirió a la revista Contralínea que revelara las fuentes en las que basó el reportaje donde evidencian que Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) fueran financiados, entre otros, por el Gobierno de los Estados Unidos, el INAI negó que el medio estuviera siendo “obligado”, pues tan solo le solicitaron la información.


El Instituto fundado para garantizar la transparencia, se escuda en un evidente juego de palabras, al negar también que no existe una investigación “al Presidente Andrés Manuel López Obrador”, pero sí a la Oficina de la Presidencia y al  Servicio de Administración Tributaria (SAT) por la presunta develación de datos personales de la organización MCCI.

“Sobre la nota publicada por la revista Contralínea, titulada ‘Inai investiga al Presidente AMLO y pide a Contralínea revelar sus fuentes’; es importante precisar que, en efecto, el INAI inició una investigación previa de protección de datos personales (INAI.3S.08.01-059/2021), en términos de la Ley, en contra de la Oficina de la Presidencia de la República y del Servicio de Administración Tributaria (SAT), como sujetos obligados de la legislación de la materia y no así en contra del titular del Poder Ejecutivo Federal, esto a partir de una denuncia presentada por una asociación civil ante la presunta divulgación indebida de información confidencial, contenida en facturas electrónicas, en la conferencia matutina del 7 de mayo de 2021″, señala el INAI por medio de un comunicado.

Contrario al toda lógica y sentido común en la protección de las fuentes de información disponibles para los medios, que expertos en derecho indican que el INAI no debería ni siquiera solicitar esos datos, y en un sentido excesivamente legalista, el Instituto argumenta que como parte del procedimiento, la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados prevé que sí puede formular requerimientos de información, inclusive a terceros, para allegarse de elementos que le permitan continuar con sus investigación.

“En respuesta a un requerimiento para conocer el origen de la información difundida, el SAT negó haber transferido datos en su posesión y la Oficina de la Presidencia de la República señaló que recibió diversa información que expuso en la conferencia matutina referida, por conducto de una reportera de la revista Contralínea“

“Lo anterior como fue en este caso, en el que se requirió a la revista Contralínea aportar información en coadyuvancia con este Instituto. De ninguna manera, la revista Contralínea está obligada a revelar sus fuentes del ejercicio periodístico que realiza”, alega el organismo.

“Incluso, en el requerimiento, el INAI fue puntual en señalar que, si existía para el medio o alguno de sus periodistas, cualquier impedimento legal para proporcionar la información con la que le relacionó la Oficina de la Presidencia de la República, así lo debía hacer saber a este organismo garante. Esto, en pleno respeto al ejercicio de la libertad de expresión, la labor periodística y el secreto profesional”, continúa.

“También, se debe puntualizar que no existe ningún apercibimiento legal en el requerimiento formulado, que determine alguna consecuencia jurídica o legal en caso de que el medio de comunicación no proporcione la información requerida; por tanto, queda descartada la posibilidad de que el Instituto inicie algún procedimiento para imponer alguna sanción a la revista Contralínea, como se mencionó incorrectamente”, agrega.

“El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) manifiesta absoluto respeto por el derecho a la libertad de expresión y refrenda su compromiso como aliado del ejercicio periodístico”, finaliza.