Comisión de Competencia española señala a Iberdrola por manipulación de precios y corrupción

La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), la Fiscalía Anticorrupción y la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional, todos ellos autoridades españolas, anunciaron que la empresa de generación y distribución de energía eléctrica dominante en el mercado de aquel país, la multinacional Iberdrola, habría incurrido en prácticas de manipulación de mercado, cohecho, espionaje y corrupción con el fin de aumentar artificialmente el precio de la electricidad.

Y es que las investigaciones realizadas por las autoridades españolas ha revelado una amplia red de complicidades, chantajes y espionaje en varias empresas que participan en este multimillonario negocio de la generación y distribución privada de energía eléctrica, y al centro de la vorágine especuladora en perjuicio de la población, que ahora tiene que pagar más de 106 euros por megavatio/hora (unos 2 mil seiscientos pesos mexicanos), se encuentra la compañía vasca Iberdrola.

En estas investigaciones abiertas, dirigidas principalmente contra el presidente de la multinacional, Ignacio Sánchez Galán, se presume que la empresa energética no sólo espió y chantajeó a competidores, líderes sociales y de opinión contrarios a sus intereses, sino que también creó una inmensa red de complicidades para liderar lo que hoy es un escándalo por la manipulación para lograr un sustantivo incremento artificial de las tarifas que debe pagar el consumidor.

La Audiencia Nacional de España, autoridad anticorrupción española, en el juzgado a cargo de Manuel García Castellón, ha logrado acumular evidencia adicional surgida de las declaraciones y grabaciones de escuchas ilegales realizadas por el excomisario José Manuel Villarejo, quien también ha sido acusado y se encuentra en proceso por el escándalo de espionaje que este mismo personaje y por ordenes de los directores de Repsol y CaixaBanc, realizó contra exdirectivos de Pemex.

Pero estas declaraciones se complementan con auditorías y análisis independientes, con el de la CNMC, que señalan a Iberdrola como el máximo responsable de una manipulación de los precios mediante la especulación en el mercado, advirtiendo que “Iberdrola Generación llevó a cabo una retirada económica de capacidad, al realizar ofertas al mercado diario de producción de las unidades de gestión hidráulicas de Duero, Sil y Tajo, a precios artificialmente elevados, lo que provocó que éstas no resultaran despachadas en el mercado”, con lo cual habrían obtenido un incremento de coste por un valor superior a los 4 millones de euros.

Por su parte, la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional, encargada de las investigaciones de los casos de espionaje del ex comisario Villarejo, remitió el pasado 17 de junio un oficio al juzgado central de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional en cual se implica a más directivos de Iberdrola en las presuntas operaciones de espionaje, derivado de diversas anotaciones donde el excomisario describe las operaciones encubiertas que habría realizado para la empresa presidida por Ignacio Sánchez Galán, donde se presume que habrían estado involucrados en los ilícitos Asís Canales, actual director de compras y miembro del comité de dirección de la cotizada, y Víctor Rodríguez, ex director nacional de Iberdrola Renovables.

Es por ello que, para responder a las gravísimas acusaciones en su contra, todos ellos estarían citados a declarar en el transcurso de las próximas semanas ante la Fiscalía Anticorrupción española, enfrentando cargos como cohecho, atentado contra la intimidad y falsedad en documento mercantil, entre otros delitos.

Con información de Revolución 3.0