Científicos del IPN desarrollan novedoso tratamiento contra el Covid-19

En los últimos meses, científicos del Instituto Politécnico Nacional aprovecharon tanto su conocimiento, como su experiencia para crear proyectos que puedan ayudar a combatir al nuevo coronavirus.

En esta ocasión se trató del proyecto que propone anticuerpos terapéuticos específicos. El doctor Juan Carlos Almagro formó hace cuatro años un equipo que ha diseñado anticuerpos para diagnosticar y controlar enfermedades tales como el chikungunya y en esta ocasión trabaja para prevenir y curar al Sars Cov-2.

“Cuando llegó la pandemia, que bueno es una situación desafortunada, pero nosotros afortunadamente estábamos preparados e iniciamos el descubrimiento de anticuerpos terapéuticos con fines de tratar el Sars- Cov 2”, señaló el doctor Almagro.

Cabe señalar que esta tecnología se basó en anticuerpos humanos, no en animales, debido a ello, su nivel de toxicidad prácticamente es de cero.
En este caso, se analizan los anticuerpos producidos por mexicanos que han enfermado de Covid-19.
Para llevar a cabo este procedimiento se seleccionaron aquellos de una potencia altar que neutralicen de manera fácil el virus y a su vez puedan desarrollarse farmacéuticamente.

“Es decir, en la vacuna uno introduce el virus o proteínas del virus y el cuerpo hace anticuerpos y queda una memoria, en algunos casos más corta, más larga, el cuerpo es el que está haciendo los anticuerpos”.

“Vamos a suponer que yo soy un doctor, que me voy a enfrentar a un foco de infección y quisiera protegerme, pues yo me inyecto mi anticuerpo, lo que tengo en la sangre, normalmente los anticuerpos, la vida media en sangre es de alrededor de 20 días, entonces yo pudiera durante ese periodo de tiempo tener anticuerpos circulantes, que si llega el virus lo neutralice sin tener enfermedad”, explicó el especialista.

Asimismo señaló, que si ya se tiene la enfermedad, los anticuerpos terapéuticos también funcionan, pues si llega el virus será neutralizado y evita que se infecten otras células.

Finalmente, esta tecnología fue descubierta hace solo 30 años y su potencial es tan alto que sus creadores, el estadounidense George Smith y el británico Gregory Winter fueron galardonados con el Nobel de Química en 2018. 

Con información de Once Noticias