Sindicato Mexicano De Electricistas

“Cerrar la economía por completo podría provocar más muertes que el COVID-19”: Thomas L. Friedman

El ganador de tres veces el Premio Pullitzer, Thomas L. Friedman, alertó sobre las consecuencias que vendrán si los países siguen manteniendo su economía cerrada por el coronavirus.

Friedman dijo que estos días en el que mundo entero está sometido al coronavirus, se pone a prueba a todo tipo de líderes: locales, estatales o nacionales.

“Pero a medida que muchos de nuestros negocios cierran y millones de personas comienzan a ser despedidas, algunos expertos comienzan a preguntar: “¡Esperen un minuto! ¿Qué demonios nos estamos haciendo, a nuestra economía, a nuestra próxima generación? ¿Es esta cura, por más un corto que sea su tiempo de duración, peor que la enfermedad?”.

“Nuestros líderes no vuelan completamente ciegos: están trabajando por consejo de epidemiólogos serios y expertos en salud pública. Sin embargo, aún debemos tener cuidado con el “pensamiento grupal”, que es una reacción natural pero peligrosa al responder a una crisis nacional y mundial. Estamos tomando decisiones que afectan a todo el país y a toda nuestra economía, por lo tanto, pequeños errores en la navegación podrían tener enormes consecuencias”.

El Dr. John P.A. Ioannidis, epidemiólogo y codirector del Centro de Innovación en Meta-Investigación de Stanford, dijo que todavía no tenemos una comprensión firme de la tasa de mortalidad por coronavirus a nivel mundial. Sin embargo, las buenas noticias indican que puede ser del 1 por ciento e incluso inferior.

“Si esa es la tasa real”, escribió Ioannidis, “cerrar el mundo con consecuencias sociales y financieras potencialmente tremendas puede ser totalmente irracional. Es como un elefante atacado por un gato doméstico. Frustrado y tratando de evitar al gato, el elefante salta accidentalmente de un acantilado y muere”.

Otro experto, el Dr. Steven Woolf, director emérito del Centro de Sociedad y Salud de la Virginia Commonwealth University, compartió:

“Los salarios perdidos y los despidos laborales están dejando a muchos trabajadores sin seguro médico y obligando a muchas familias a renunciar a la atención médica y los medicamentos para pagar los alimentos, la vivienda y otras necesidades básicas. Las personas de color y los pobres, que han sufrido durante generaciones con tasas de mortalidad más altas, serán las más afectadas y probablemente las menos ayudadas”

“Son las amas de casa en los hoteles cerrados y las familias sin opciones cuando se cierra el transporte público. Los trabajadores de bajos ingresos que logran ahorrar el dinero para comprar comestibles y llegar a la tienda pueden encontrar estantes vacíos, dejados por los compradores de pánico con los recursos para el acaparamiento”.

Concluye Thomas L. Friedman diciendo…

“No soy un experto medico. Solo soy un periodista, que teme por sus propios seres queridos, por sus vecinos y por las personas de todo el mundo tanto como cualquiera. Comparto estas ideas no porque sepa que son la cura mágica o porque he pensado en todas las variables.

O bien dejamos que muchos de nosotros recibamos el coronavirus, nos recuperemos y volvamos al trabajo, mientras hacemos todo lo posible para proteger a los más vulnerables a ser asesinados por él. O cerramos durante meses para tratar de salvar a todos en todo el mundo de este virus, sin importar su perfil de riesgo, y matar a muchas personas por otros medios, matar nuestra economía y quizás matar nuestro futuro.”

Con información de Infobae