Con 20 vivas, que incluyeron a la soberanía, a la fraternidad universal y a las culturas del pueblo prehispánico, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio el tercer tradicional Grito de Independencia la noche de este miércoles 15 de septiembre, ante una plaza vacía por segunda ocasión, consecuencia de las medidas para contener la pandemia por Covid-19 que azota a México y al mundo.

En esta ocasión se conmemoran 211 años del inicio de la lucha por la independencia de México, 200 años de su culminación y 500 años de la fundación de Tenochtitlan, por lo que el evento incluyó una maqueta tamaño natural del Templo Mayor y un espectáculo de luz, sonido y proyecciones de esos hechos históricos en las paredes de la maqueta y de los edificios circundantes, además de los juegos pirotécnicos y un show de luces proyectadas sobre la plancha del Zócalo capitalino, lo que hizo del festejo un espectáculo sumamente visual, diseñado para disfrutar por las pantallas de televisión en los hogares.

Previo al inicio del evento, el primer mandatario hizo un respetuoso minuto de silencio por las víctimas que la pandemia ha cobrado, para después de recibir la Bandera, dieran comienzo las fiestas patrias.

Ahí en el corazón de la Ciudad capital de nuestro país, desde el balcón Presidencial del Palacio Nacional, el Jefe del Ejecutivo federal lanzó el tradicional grito de dolores, con 20 arengas, desde las tradicionales a los Héroes que nos dieron Patria, hasta otras por la libertad, la democracia, la soberanía, la fraternidad universal y a las culturas de los pueblos indígenas.

Posteriormente se pudo disfrutar de la voz de la cantante Lila Downs, quien interpretó la canción original de Calle 13 “Latinoamérica”.

Desde los balcones balcones contiguos de Palacio Nacional acompañaron al presidente la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum; el canciller Marcelo Ebrard; el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez.