A pesar de las abundantes criticas en contra de su actuación, tanto como militante de Morena, como de su actuación como senador de la cuarta transformación, Ricardo Monreal asegura que su imagen estará en la boleta como candidato para la presidencia en 2024.

“Voy a estar en las boletas presidenciales, es la aspiración natural y estamos en la reflexión”, dijo el aún presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en el Senado de la República, durante su participación en el informe de actividades de Rafael Espino, que se llevó a cabo en Chihuahua.

Haciendo caso omiso de la multitud de voces que le cuestionan su lealtad y coherencia hacia los principios de la alianza Juntos Hacemos Historia, Monreal descalifica a sus críticos, acusándolos de una ataque estratégico, diciendo que “no se dejará presionar”, y que “evitará a toda costa la confrontación con la dirigencia”, para, a continuación, señalar que “se necesitan reglas claras para generar condiciones equitativas de participación política” y que no avalará lo que él llama “una imposición anticipada”.

Así, el senador aseguró que sus límites para estar en dichas boletas y continuar en Morena, es la dignidad, la cortesía política y lo que él considere “piso parejo”, mismo que, en su opinión, no se ha dado.

Y es que Monreal se considera a sí mismo la mejor opción de Morena: “Quiero suceder al presidente López Obrador, porque me considero, sin falta modestia o jactancia en exceso, el mejor,el más capacitado, el más preparado, el de mayor experiencia política y con la lucidez suficiente para enfrentar los grandes retos que el país tiene ahora”.

Finalmente, en una críptica declaración, parece dar por terminado al obradorismo, pues asegura que “él ha cumplido su función como presidente de transición y lo vamos a respetar hasta el final. Le tengo respeto y aprecio porque formo parte del movimiento desde hace 26 años, y por fortuna, él no estará en las boletas. La gente decidirá libremente”.

Advertisement